[Reseña] Mundodisco: Ritos iguales

ritos iguales mundodisco
Portada Ritos iguales

Ritos iguales es una novela de fantasía escrita por el inigualable Terry Pratchett y publicada en el año 1987. Dentro de la cosmogonía de Mundodisco se sitúa como el primer libro de la saga de las Brujas. Si sois amantes de las historias fantásticas y no conocéis la obra magna de Terry Pratchett os haréis un tremendo favor si salís corriendo a la librería más cercana para comprar uno de sus libros. Encontrareis un mundo de fantasía tan rico como absurdo, con toques de humor y una narrativa sencilla de digerir, si sois de los que se os atasca el género.

Ritos iguales nos presenta a la tortuga gigante Gran A’Tuin que surca el universo con cuatro elefantes en su caparazón y a su vez sostienen sobre sus lomos el mundo plano de Mundodisco. Un viejo mago moribundo recorre las Montañas del Carnero en búsqueda de un sucesor. Se encuentra en un pueblo perdido ante un herrero que es el octavo hermano y cuya mujer está a punto de tener a su octavo hijo. El número ocho está vinculado directamente con la magia de Mundodisco. El mago anuncia al herrero que el retoño heredará su poder mágico y su cetro. Antes de dejar el mundo, el mago se sorprende al descubrir que no se trata de un hijo sino de una hija.

Empieza así la disparatada aventura de Eskarina, una niña destinada a ser mago en una sociedad donde los hombres son magos y las mujeres brujas. La bruja de la zona, Yaya Ceravieja, tratará de instruir a la pequeña en el camino correcto de la brujería, pero pronto comprenderá el fuerte descontrol mágico de Eskarina. Se embarcarán a ciudades más civilizadas a inscribir a la niña de ocho años en la prestigiosa Universidad Invisible, lugar donde se estudia magia en Mundodisco.

Terry Pratchett se vale de la sátira para denunciar diferentes aspectos de la sociedad, con Ritos Iguales la utiliza principalmente para sacar relucir la mentalidad anticuada de las cosas que son de niños o niñas, o de hombres o mujeres. El toque de humor y denuncia se acerca al estilo cinematográfico de Monty Python pero en literatura. Enfrenta a sus personajes a las creencias que establece la sociedad. Eskarina lucha por seguir su propio camino como maga aunque no para de encontrarse con opiniones y actitudes en contra.

Recomiendo Ritos Iguales encarecidamente, o cualquier obra de Mundodisco ya que todas las sagas se conectan y a la vez son independientes. Son novelas muy divertidas para fanes del género o ajenos. Su narrativa envolvente, divertida y muy clara convierte a la obra en una herramienta perfecta para introducirse en la fantasía, incluso diría para acostumbrar a leer a quienes no están habituados. Sin embargo, en el estilo absurdo encontramos algunas comparaciones o referencias a elementos impropios de un universo de fantasía, como tecnología o utensilios de la sociedad moderna. Pero nada que no le perdonemos al bueno de Terry Pratchett.

Reseña realizada por: @NeoToki0

Cómo dotar de profundidad a los personajes

caracterización personajes como
Las máscaras ocultan la verdadera personalidad

Los personajes y las estructuras narrativas viven en simbiosis dentro de las historias. Los personajes son el motor, muestran al lector el mundo que los contiene, lucen sentimientos y se relacionan entre ellos. Las estructura narrativas son las sendas que recorren los personajes de las cuales os he hablado en bastantes ocasiones. Hoy nos centraremos en los personajes, con una forma de potenciarlos.

El personaje y su caracterización

La caracterización la definimos como el total de cualidades que se pueden observar en una persona (o personaje). Su personalidad, la forma de hablar, la gesticulación, el tipo de ropa que viste, peinado, etc. podríamos decir que la caracterización es la primera impresión que tenemos de una persona al conocerla, o la imagen que transmite alguien famoso por los medios de comunicación.

Pero no nos confundamos, la caracterización no define a un personaje al completo. Tan solo es un atributo más del conjunto, la máscara que oculta la verdadera personalidad. Una herramienta que utilizamos todas las personas para integrarnos en la sociedad y no ser rechazadas por ser o pensar diferentes.

Muchos autores se valen de la caracterización para definir a sus personajes y punto. Los valores que muestran al principio los definen hasta el final de la historia. Quizás evolucionen, adquiriendo nuevos valores o corrigiendo defectos, pero nunca se desprenden de sus máscaras. Es un gran error generalizado.

El poder de la presión

Para sacar a relucir el verdadero comportamiento de una persona lo mejor es utilizar la presión. La presión como riesgo. Forzar a tomar decisiones que tengan tanto consecuencias negativas como positivas. Desde una posición cómoda es muy fácil elegir, la presión muestra la verdadera naturaleza de cualquiera.

Aunque la presión absoluta también es engañosa. En muchas historias populares, que siguen el viaje del héroe, el protagonista pierde todo lo que daba sentido a su vida cotidiana antes de embarcarse a la aventura. Por ejemplo, en La guerra de las galaxias Luke pierde a sus tíos antes de seguir a Obi-Wan. Pero su primera decisión, al enterarse de la auténtica condición de su padre y la posibilidad de convertirse en Jedi, fue volver al trabajo lamentando la regañina que se iba a llevar. La verdadera naturaleza de Luke fue cobarde.

Los personajes no son lo que parecen

Si queremos crear personajes profundos hay que jugar con la caracterización, el riesgo y la naturaleza escondida. La mayoría de historias de la actualidad evitan conflictos con verdaderos riesgos. Las personas guardamos sentimientos en nuestro interior, ideas que contradicen a la sociedad y que tratamos de ocultar por el qué dirán.

La trama debe conducir a los personajes a situaciones de riesgo, que cuestionen la moralidad. Imaginad a un hombre que mantiene una relación amorosa con una mujer a punto de dar a luz. Independientemente de las circunstancias, ante una complicación debe decidir si deja morir a la madre o al niño. Separarse de su compañera sentimental o enfrentarse a una madre que perdió a su hijo y no le perdonará nunca. Dar la posibilidad a su hijo de llegar al mundo para crecer o negarle la existencia.

El ejemplo es un tanto exagerado pero sirve para comprender hasta qué límites podemos sorprender comprometiendo a los personajes. Pensemos en situaciones que muestren valor o cobardía, mentira o verdad, avaricia o altruismo, etc. Dotemos a nuestros personajes de defectos que tratan de ocultar a los demás, haciéndolos más realistas. Pero sobre todo alejémonos de la perfección y de personajes planos que nos muestren desde un principio de lo que son capaces sin quitarse nunca su máscara.

Artículo realizado por: @NeoToki0

[Reseña] El legado de Olkrann: la batalla de los dos reyes

el legado de olkrann
Portada La batalla de los dos reyes

La batalla de los dos reyes es una novela de fantasía que da inicio a la saga de El legado de Olkrann escrita por Daniel Hernández Chambers. Estamos ante una obra enmarcada dentro de la literatura juvenil con características que la hacen muy amena pero sin muchas pretensiones.

La historia comienza con el nacimiento de un niño con la marca del Dragón Blanco, que según la tradición se convertirá en el heredero del país de Olkrann. Aunque el momento no es muy propicio para su llegada, el actual rey, que no tiene impedimentos en ceder su trono, está a punto de enfrentarse contra su hermanastro en una batalla desigual. La única opción para el Dragón Blanco es sacarlo de la ciudad por unos pasadizos ocultos.

Por otro lado y de forma paralela, conocemos a los niños de un orfanato de Londres durante el conflicto de la Segunda Guerra Mundial. Algunos de los niños amantes de la literatura forman el Club Chatterton para sentirse como una familia entre ellos. La relación de la historia del mundo real y el mundo fantasioso de Olkrann se descubre a lo largo de la trama.

La trama de la parte fantástica también nos muestra a Lyrboc, un niño cuya madre lo incita a escapar del país en guerra, mostrándonos su viaje al país vecino para sobrevivir y como ansía crecer para volver a su tierra para vengarse.

Lo cierto es que estamos ante una historia sencilla y sin grandes aspiraciones, al menos en este primer libro que forma parte de la saga. Su mundo de fantasía se aleja de los manidos elfos y orcos para presentar sus propias criaturas originales. Encontraremos aventuras, misterios, tragedia y amor. Pero sobre todo destacaría su narrativa concisa y ágil muy agradable de leer y nada pesada.

Por mi parte recomiendo mucho el libro. Aunque en general la fantasía juvenil suele dejarme una sensación agridulce, me he encontrado ante una de las excepciones. Leyendo por la red algunas reseñas he visto que hay quienes tildan a El legado de Olkrann: la batalla de los dos reyes de confuso por la cantidad de personajes existentes y todos los frentes abiertos. Quizás sea así para alguien con doce años pero se ve que no han conocido la complejidad de otros títulos que verdaderamente lo son como La saga de Malaz o similares.

Reseña realizada por: @NeoToki0

Recurso: la damisela en apuros

princess another castle
Muchos videojuegos también recurren a la damisela en apuros

La damisela en apuros es un recurso narrativo que sirve como detonante para que se produzca la acción. La chica es apresada por los malos y el héroe debe luchar contra las adversidades para salvarla. Es fácil y sencillo, rescatar a la damisela no tiene que ser el objetivo final de la aventura, puede introducirse como una subtrama dentro de la principal.

Aunque con el recurso encontramos un gran inconveniente, crea una figura débil e ingenua de la mujer por la sencillez de encontrarse en aprietos. Por otro lado, la necesidad de que el héroe la salve relega a la mujer a la figura de objeto, un premio para el protagonista por enfrentarse a innumerable peligros. Cuántos rescates habremos conocido que acaban en un beso.

La damisela en apuros se ha repetido tanto a lo largo de la historia que más que en recurso se ha convertido en un cliché narrativo. Lo encontramos en la mitología griega, desde entonces lo hemos visto en películas, libros y cualquier otro medio capaz de contar una historia y seguirá siendo utilizado en el futuro.

La solución más intuitiva es dejar de implementarlo en nuestras historias, o invertir los roles. Chica salva a chico. Pero desde mi punto de vista lo mejor sería reinterpretar su concepto, que evolucione a un peldaño que no sugiera características negativas hacia la mujer.

Si necesitamos de un personaje para provocar la acción, quizás los niños sean mejor opción que una mujer. Niño o niña son personajes más débiles que cualquier adulto. También son personajes que empatizan con los lectores, al tener una edad en la que nadie desea que les pase nada malo, y los protagonistas se esforzarán por salvarlos.

Por otro lado, se puede buscar una causa de rapto por parte de los enemigos que no implique debilidad por parte del personaje apresado, que podría ser hombre o mujer. Como que accedió a la base enemiga para espiar o conseguir algún objeto pero fue descubierto. Una de las formas de salir de los clichés es pensar varias situaciones para un mismo momento y desarrollar la que más nos convenza. Después, en caso de apresamiento, podría ser ella misma, o él, quien consigue escapar valiéndose de su ingenio. Sin necesidad de que venga un príncipe a lomos de un caballo blanco a rescatarla.

Al final, si queremos alejarnos de cualquier recurso cliché lo que necesitamos es pensar situaciones y conocer el mundo que hemos creado. Pensar diferentes alternativas para la misma situación y trabajar en nuestra historia es lo que generará valor. Lo fácil es recurrir a lo obvio o negarnos a utilizarlo por sus connotaciones negativas.

Artículo realizado por: @NeoToki0

Reseña Ready Player One

reseña ready player one
Portada Ready Player One

Ready Player One es una novela de ciencia ficción escrita por Ernest Cline donde reune cientos de referencias a la cultura popular de los ochenta: películas, series, videojuegos, juguetes, música, vestimentas, etc. Todo un homenaje a una época que muchos recordamos con nostalgia. El libro salió en 2011 y tiene prevista una adaptación cinematográfica para finales de marzo de 2018 dirigida por el mismísimo Steven Spielberg.

Estamos ante un mundo devastado por la acción del ser humano, en un hipotético 2045. El petróleo es escaso, la población ha crecido vertiginosamente y muchos viven en torres de caravanas apiladas debido a la miseria y la pobreza. Pero existe un lugar donde evadir la realidad, OASIS. Una aplicación informática que recrea muchos mundos a modo de videojuego multijugador masivo online (MMO) pero con una profundidad tan grande que lo transforma en un medio de vida para la gente. En OASIS se puede estudiar, trabajar, divertirse y todo lo que una persona pueda imaginar y permitirse.

Wade Owen Watts (Parzival en OASIS) es el protagonista de esta historia, un joven huérfano que vive en una de las torres de caravanas con su tía con la que mantiene roces de convivencia. Wade estudia en OASIS. En sus ratos libres trata de encontrar el huevo de pascua que escondió el creador del programa, cuya recompensa es una auténtica fortuna con las que muchos fantasean.

Ready Player One juega con la nostalgia, bombardeando todo el tiempo con referencias, algo que se convierte en un arma de doble filo. Si bien su historia se presenta interesante y atrapa desde el principio, las descripciones acaban convirtiéndose en una reiteración de como X, desubicando a quienes no reconozcan las referencias. Por otro lado, no sabe aprovechar su mundo, no inventa una cultura sobre su actualidad. Por ejemplo, Stranger Things toma como base los ochenta pero no depende de ello para avanzar en la historia.

Encontramos momentos de tensión, giros y un buen desarrollo pero personalmente he sentido una sensación de vació a lo largo de la lectura. Esto se debe a que el mundo gira en torno al personaje principal y sus intereses. Al suceder la acción en un escenario virtual es fácil utilizar recursos ajenos para encontrar soluciones, aunque la trama trata de dejar pistas de los momentos más importantes. El mundo real también se olvida casi por completo, se utiliza cuando conviene a la trama pero sin profundizar. Un conflicto entre el mundo real y el virtual del protagonista hubiera proporcionado mayor riqueza al universo de Ready Player One.

El libro me ha gustado con algunos peros que ya he comentado. Recomiendo su lectura, sobre todo para frikis que conozcan la cultura de los ochenta. Interesante pero más por lo que busca que por lo que realmente contiene.

Reseña realizada por: @NeoToki0

Lo que busco dentro de un libro

caracteristicas dentro buen libro
¿Lees para entretenerte o para crecer?

La definición de un buen libro (novela) es algo complicado, seguro que hay estudiosos en la materia que sacan a relucir los aspectos más relevantes para catalogar una lectura de buena. Pero a la hora de considerarla como buena o mala siempre tendremos en cuenta aspectos objetivos, siempre existen personas que consumen literatura que para la mayoría es considerada de mediocre pero la disfrutan.

Por ello, en vez de tratar de definir los elementos que debe contener todo buen libro, detallaré qué busco personalmente dentro de ellos. Una lista de características que por sí solas generan valor durante una lectura. Mientras más elementos incluya de los que citaré a continuación más me gustará el libro y mientras menos, o ninguno, más turbia será la experiencia.

Una escritura agradable

Una prosa ágil y llevadera, capaz de transmitir sin estructuras complicadas, es un punto a favor para una obra. Esta característica hace más accesible al libro, sin tener que releer pasajes que nos saquen del estado de lectura.

Que una lectura sea agradable hace pasar por alto otros errores. Si una obra se vale de recursos tramposos para avanzar, la complejidad de comprensión amplificará los defectos. Los clásicos suelen contar con una lectura más pesada, al contar con tantos años, pero suelen disponer de otros elementos que les dotan de valor.

Personajes complejos que se dejen querer

Los personajes son el principal motor de una obra, ellos mueven la trama y sufren los acontecimientos. Se relacionan entre sí y cuentan sobre el mundo donde viven. Los personajes siempre deberían copar más palabras que las descripciones.

Hay libros donde los personajes son planos, un grupo de clones que tan solo se diferencian por sus nombres. Los personajes deben tener algún elemento a destacar, ya sea su forma de hablar, sus manías, comportamientos o defectos. Encontrar personajes que se graben en la memoria provoca que recuerde su historia con nostalgia.

Desconectar de la realidad

Me encanta introducirme en un libro y cuando saco la cabeza de sus páginas, mirar el reloj, descubrir como han pasado horas y horas. Desconectar. Olvidar lo que me rodea, los problemas, las preocupaciones o el trabajo.

Esta característica depende de muchas otras, pero se trata de encontrar una historia sutil, que nos enganche en otra realidad con situaciones de intriga o tramas interesantes. Una historia debe introducirnos poco a poco en su interior, con transiciones que sean agradables y no rompan el ritmo, como unas caricias antes del sexo.

Experimentar sentimientos

Una cosa es contar una historia, una lucha, un romance o situación de miedo, y otra sentir lo que ocurre en dicha escena. Es muy fácil decir que un personaje entra en casa, pero no todos los autores se detienen a contar cómo inundan la habitación con su aroma, clava su mirada en la otra persona y se preocupa por invadirnos con su presencia.

Hacernos sentir es el principal objetivo que debería marcarse cada libro. Los sentimientos son la llave para creer que una obra de ficción es real.

Una trama sin trampas

Tarde o temprano, los defectos o trampas de una trama salen a relucir. Las trampas vienen cuando las situaciones o conflictos se solucionan de forma artificial o con elementos que no estaban presentes anteriormente en la historia, a lo Deus Ex Machina.

Prefiero una narrativa sencilla pero estable a otra con situaciones enrevesadas que solo hacen complicar más la historia hasta llegar a un final improvisado por el autor y sin ningún respaldo narrativo. Escribir no es poner una palabra detrás de otra, hay que trabajar la estructura narrativa.

Al terminar me haga pensar

No hay nada mejor al terminar un libro que tomar un tiempo de reflexión sobre él, cuando te lo permite. Cuestionar la conclusión que presenta, evaluar el final abierto o sin explicaciones detalladas. Pensar en las ideas que trata, hasta el punto de replantear nuestra forma de vida o la propia existencia.

En la actualidad existen muchos libros de usar y tira que una vez los acabamos no volvemos a pensar en ellos, incluso en poco tiempo olvidamos su contenido. Al final, los buenos libros son los que dejan huella en nosotros. A veces depende de cuando los leemos, otras es que simplemente estamos ante una obra maestra atemporal.

Y vosotros, ¿qué buscáis en un libro?

Artículo realizado por: @NeoToki0