Lo que busco dentro de un libro

caracteristicas dentro buen libro
¿Lees para entretenerte o para crecer?

La definición de un buen libro (novela) es algo complicado, seguro que hay estudiosos en la materia que sacan a relucir los aspectos más relevantes para catalogar una lectura de buena. Pero a la hora de considerarla como buena o mala siempre tendremos en cuenta aspectos objetivos, siempre existen personas que consumen literatura que para la mayoría es considerada de mediocre pero la disfrutan.

Por ello, en vez de tratar de definir los elementos que debe contener todo buen libro, detallaré qué busco personalmente dentro de ellos. Una lista de características que por sí solas generan valor durante una lectura. Mientras más elementos incluya de los que citaré a continuación más me gustará el libro y mientras menos, o ninguno, más turbia será la experiencia.

Una escritura agradable

Una prosa ágil y llevadera, capaz de transmitir sin estructuras complicadas, es un punto a favor para una obra. Esta característica hace más accesible al libro, sin tener que releer pasajes que nos saquen del estado de lectura.

Que una lectura sea agradable hace pasar por alto otros errores. Si una obra se vale de recursos tramposos para avanzar, la complejidad de comprensión amplificará los defectos. Los clásicos suelen contar con una lectura más pesada, al contar con tantos años, pero suelen disponer de otros elementos que les dotan de valor.

Personajes complejos que se dejen querer

Los personajes son el principal motor de una obra, ellos mueven la trama y sufren los acontecimientos. Se relacionan entre sí y cuentan sobre el mundo donde viven. Los personajes siempre deberían copar más palabras que las descripciones.

Hay libros donde los personajes son planos, un grupo de clones que tan solo se diferencian por sus nombres. Los personajes deben tener algún elemento a destacar, ya sea su forma de hablar, sus manías, comportamientos o defectos. Encontrar personajes que se graben en la memoria provoca que recuerde su historia con nostalgia.

Desconectar de la realidad

Me encanta introducirme en un libro y cuando saco la cabeza de sus páginas, mirar el reloj, descubrir como han pasado horas y horas. Desconectar. Olvidar lo que me rodea, los problemas, las preocupaciones o el trabajo.

Esta característica depende de muchas otras, pero se trata de encontrar una historia sutil, que nos enganche en otra realidad con situaciones de intriga o tramas interesantes. Una historia debe introducirnos poco a poco en su interior, con transiciones que sean agradables y no rompan el ritmo, como unas caricias antes del sexo.

Experimentar sentimientos

Una cosa es contar una historia, una lucha, un romance o situación de miedo, y otra sentir lo que ocurre en dicha escena. Es muy fácil decir que un personaje entra en casa, pero no todos los autores se detienen a contar cómo inundan la habitación con su aroma, clava su mirada en la otra persona y se preocupa por invadirnos con su presencia.

Hacernos sentir es el principal objetivo que debería marcarse cada libro. Los sentimientos son la llave para creer que una obra de ficción es real.

Una trama sin trampas

Tarde o temprano, los defectos o trampas de una trama salen a relucir. Las trampas vienen cuando las situaciones o conflictos se solucionan de forma artificial o con elementos que no estaban presentes anteriormente en la historia, a lo Deus Ex Machina.

Prefiero una narrativa sencilla pero estable a otra con situaciones enrevesadas que solo hacen complicar más la historia hasta llegar a un final improvisado por el autor y sin ningún respaldo narrativo. Escribir no es poner una palabra detrás de otra, hay que trabajar la estructura narrativa.

Al terminar me haga pensar

No hay nada mejor al terminar un libro que tomar un tiempo de reflexión sobre él, cuando te lo permite. Cuestionar la conclusión que presenta, evaluar el final abierto o sin explicaciones detalladas. Pensar en las ideas que trata, hasta el punto de replantear nuestra forma de vida o la propia existencia.

En la actualidad existen muchos libros de usar y tira que una vez los acabamos no volvemos a pensar en ellos, incluso en poco tiempo olvidamos su contenido. Al final, los buenos libros son los que dejan huella en nosotros. A veces depende de cuando los leemos, otras es que simplemente estamos ante una obra maestra atemporal.

Y vosotros, ¿qué buscáis en un libro?

Artículo realizado por: @NeoToki0

[Reseña] 11,4 años luz

11,4 sueños luz nicholas avedon
Portada de 11,4 sueños luz

11,4 años luz es una novela de ciencia ficción dentro del ciberpunk escrita por Nicholas Avedon. El libro narra la vida de Ariel de Santos en un París del siglo XXIII dentro de un mundo distópico que ha sucumbido a la tecnología pero la sociedad continúa dividida según sus ingresos económicos.

Ariel es un ciudadano de segunda que vive chantajeado por un error de su pasado. Aunque esto no es problema para codearse con la élite gracias a su influencia como creador de sueños vívidos, un arte que modela las emociones de las personas para transmitirlas a los demás. Pronto, acabará enamorado de una de sus modelos, la cual le conducirá a una competición por embarcarse en una misión para colonizar un nuevo mundo donde empezar de cero. Todo ello mientras trata de resolver trifulcas laborales, extrañas desapariciones, adicción a la droga de diseño de moda y un mundo virtual donde evadir la decadente realidad.

11,4 años luz cautiva desde el primer momento, y no por su temática o historia sino por su prosa ágil y agradable que sabe transmitir sin resultar pesada. Su trama es interesante, con momentos de misterio y tensión que nos dejaran enganchados capítulo tras capítulo. Aunque algunas tramas se resuelven de manera artificial durante la recta final para dar prioridad a la historia principal. Muchos de los elementos que se presentan terminan sin ser explotados del todo a pesar del gran potencial que contienen.

Se trata de un libro muy recomendable, a un precio casi de regalo (a mí me costó 1’14€). Esperaba un trasfondo decadente por el anterior libro de Nicholas, Histerias Ficticias, y eso es lo que muestra en principio. Pero conforme avanza la trama nos lanza un mensaje de esfuerzo, superación y esperanza que trasmite un buen rollo espectacular cuando conocemos el final. Toca esperar la continuación: Lágrimas negras de Brin.

Si no habéis leído 11,4 años luz ya estáis tardando.

Reseña realizada por: @NeoToki0

Recurso: Pez fuera del agua

pez fuera del agua recurso
Un pez fuera de su elemento

El pez fuera del agua es un recurso narrativo muy sencillo. Se trata de sacar al personaje protagonista de su zona conocida o zona de confort para que afronte retos a los que nunca se había enfrentado. Por ejemplo, cuando una persona rica termina viviendo como un pobre.

Podríamos decir que es una variante más simple del viaje del héroe, al no requerir de los arquetipos y demás elementos propuestos por la teoría. Con el pez fuera del agua solo necesitamos una excusa que coloque al personaje en un nuevo escenario. El recurso es muy fácil de utilizar, ideal para relatos cortos o dar el pistoletazo de salida en novelas.

Su uso requiere de al menos dos escenarios diferentes, el original y donde posteriormente trasladaremos la acción. El original sirve para sentar las bases del personaje principal y presentarlo. Luego, a través de un conflicto o confusión, llegará al segundo escenario donde el personaje se sentirá indefenso y confuso. El objetivo es que al final de la historia el personaje se sienta tan cómodo en la nueva zona como en el origen.

El pez fuera del agua requiere de una trama que lo sostenga, por si solo es una herramienta. Con las tramas universales podemos crear una historia que complemente el recurso y lo dote de verosimilitud.

Hollywood explotó este recurso en películas de humor de los 80, siendo muy efectivo. Alguien de pueblo viaja a la gran ciudad, persona humilde acaba codeándose en círculos de gran poder adquisitivo o viceversa, etc. La eficacia del pez fuera del agua viene del choque entre culturas, algo que puede derivar en malentendidos o situaciones cómicas. Pero sobre todo es un ejercicio de superación, adaptación y entendimiento.

Articulo realizado por: @NeoToki0

[Reseña] Los jardines de la Luna

los jardines de la luna reseña
Portada de Los jardines de la Luna

Los jardines de la Luna es el primer libro de la saga de Malaz: el libro de los caídos escrito por Steven Erikson. Una historia de fantasía con una lectura complicada, al menos eso dicen los rumores, y a la vez considerada de culto por muchos. Es difícil especificar lo que cuenta este libro sin hablar de acontecimientos avanzados en la trama. Así que vayamos por partes.

Los jardines de la Luna se estructura como una novela río. Cambia cada cierto tiempo el punto de vista del personaje que nos muestra el narrador, contando historias a priori independientes que acaban relacionándose y fluyendo hacia una misma conclusión, de la misma manera que los afluentes de un río conectan con un cauce principal.

Nos encontramos con el Imperio Malaz, el cual vive una sucesión de guerras interminables que minan la moral de las tropas y provocan rebeliones internas. Al comienzo de la historia nos enteramos que la emperatriz Larran ha derrocado al anterior gobernante para sucederle. Sus deseos expansionistas no detienen el constante derramamiento de sangre.

A partir de este punto la narración nos muestra el punto de vista de diferentes personajes; soldados, magos y asesinos acaban compitiendo por sus intereses entre enigmáticos caprichos de los dioses. Las distintas tramas comban entre traiciones y enfrentamientos por tomar las Ciudades Libres, a la vez que una misteriosa fortaleza flotante defiende dichas ciudades del acoso del Imperio Malaz.

Es difícil describir una sinopsis clara sin entrar en los detalles de decenas de personajes y cada una de sus posiciones en el ejército o sus respectivas facciones. Es algo que mejor conocer de primera mano, porque Erikson se encarga de detallarnos a cada personaje y escenarios cada vez que se presentan por primera vez. Aunque a veces se excede con tantos detalles, haciéndose pesado.

Los excesivos detalles y la confusión generada al presentar nuevos personajes de forma brusca son los elementos que otorgan el título de “difícil” a la obra. Algunos lo pueden ver como decepcionante, otros como el mimo con el que va posicionando las piezas para el sorprendente final. Por mi parte, veo un gran conflicto en las transiciones. Sobre todo al principio (o el primer tercio del libro). Salta de un personaje, que apenas hemos conocido, a otro nuevo, en un contexto totalmente diferente y sin conexión aparente con el anterior. No es hasta adentrarnos a los centenares de páginas cuando nos sentimos cómodos con la historia y al cambiar entre personajes.

La sensación mientras se va cerrando el círculo de la historia en la recta final, hasta casi enfrentar a las diferentes tramas, es magistral. Una experiencia que casi hace merecer la pesadez inicial. Aunque quiero recalcar el casi, porque cuando al fin se cierra el círculo y parece que va a desatarse un cataclismo la trama se resuelve con una facilidad tan ridícula como decepcionante. Culpa de las grandes expectativas del contenido previo.

No sé si recomendar Los jardines de la Luna o no, supongo que depende de lo que busca cada uno en un libro. Es un título de fantasía lleno de detalles y conflictos que nos dejan en vilo en decenas de situaciones, pero también contiene unos altibajos importantes que enturbian lo que podría haber sido. Personalmente no leeré los siguientes títulos de la saga a corto plazo pero no negaré su lectura en un futuro más lejano.

Reseña realizada por: @NeoToki0

Tipos de viajes en el tiempo de la narrativa

 

narrativa viajes en el tiempo
¿Cómo funcionan los viajes en el tiempo?

Los viajes en el tiempo son un recurso muy interesante a la hora de escribir ciencia ficción, fantasía o cualquier otro género. Con él, los personajes saltan entre las distintas épocas mientras se forma una trama compleja dependiente del tiempo y sus consecuencias.

Como toda herramienta narrativa, deberemos establecer unas normas sobre su funcionamiento: cómo se viaja, cómo influyen las acciones de los viajeros sobre el pasado, las paradojas que pueden surgir. Las posibilidades son amplias pero su combinación requiere verosimilitud.

En este artículo os hablaré sobre 3 teorías de los viajes temporales que encontramos en libros, series o películas, sobre su funcionamiento y características propias para ayudarnos a crear historias creíbles y fascinantes.

La línea temporal fija

Solo existe una línea temporal. Las acciones de un viaje en el tiempo no tendrían repercusiones en la época de origen. Un ejemplo es la película de 12 monos o el relato La calavera de Philip K. Dick. Las acciones de los personajes son irrelevantes, pueden ser meros turistas o gente que tenga algún interés por otros tiempos.

Si el viajero busca en el pasado una solución a una catástrofe de su época, éste acaba siendo el detonante de dicho evento. Las acciones bienintencionadas son la verdadera causa del problema. Lo que se conoce como la paradoja del abuelo: si alguien mata a su abuelo en el pasado acabará convirtiéndose en su propio abuelo o nunca habría existido para comenzar el viaje. Transformándose en un ciclo interminable para no romper la realidad. Una variante es la paradoja de Hitler: si alguien trata de matarlo antes de comenzar el holocausto, al detener el conflicto, nunca existiría razón para viajar en el tiempo por lo que de algún modo la persona muerta sería sustituida por el verdadero Hitler.

Por su parte, hay quienes tratan la línea temporal fija como un universo muy difícil de modificar pero posible. Para cambiar el mundo se deberían realizar numerosas acciones que repercutieran en la línea temporal. Pero la duda sería si estos cambios afectarían a la época original o se crearía un universo paralelo e independiente.

Línea temporal dinámica

Los viajes en el tiempo son peligrosos. Cualquier acción, por pequeña que parezca, podría derivar en un efecto mariposa de incalculables consecuencias. Un gran ejemplo son las películas de Regreso al futuro. Si la tecnología para viajar es común, existen agentes que tratan de detener a los delincuentes temporales para evitar consecuencias irreparables.

Las acciones que afecten el devenir del mundo generarían una nueva línea temporal, al volver a la época de origen se regresaría a una época desconocida, consecuencia de las acciones.

La línea temporal es maleable, la paradoja del abuelo puede terminar con nuestra existencia aunque el mundo continuaría su nuevo curso. Solo la existencia de los universos paralelos salvaría al viajero.

Los multiversos

Cada acción o decisión por pequeña que sea cuenta con su propio universo. Una persona rica y poderosa existirá en otra realidad siendo pobre y miserable. La tecnología, los países, la fauna, cualquier elemento que dependa de la influencia temporal cuenta con variables infinitas.

Los universos de los superhéroes como Batman, Superman o Spiderman se respaldan en los multiversos para así evitar los conflictos entre las décadas de aventuras a sus espaldas.

Con los universos paralelos e independientes las paradojas no existen. Los cambios que realice un viajero solo generarían una nueva línea temporal que no afectaría al origen. Las muertes de los antecesores de alguien no harían peligrar su existencia. Aunque no podría volver a la época de origen a no ser que la máquina del tiempo también viaje a través de las dimensiones.

Artículo realizado por: @NeoToki0

Los mejores libros leídos en 2017

jardines de la luna
Ilustración de Los jardines de la Luna

Estas vísperas de Navidad y Año Nuevo se han juntado con algunos problemas personales que han provocado despreocuparme un poco del contenido del blog. He pensado contar mis lecturas favoritas del año para despedir el 2017 y de paso desearos una Feliz Navidad y próspero Año Nuevo a los que me han acompañado un año más en Mundos de Leyendas y a todos los nuevos. Que el año próximo os traiga mucha salud, amor, lecturas y ganas de escribir. Sin más, os dejo con mis lecturas favoritas:

Trinity Blood: desde el Imperio

Libro de Sanao Yoshida donde presenta una Europa fantástica donde los vampiros se enfrentan a los agentes del Vaticano con una tecnología heredada de artefactos de civilizaciones pasadas. El primero de una saga con grandes influencias del anime, muy sencilla y accesible. De hecho su sencillez por contar sin necesidad de recursos complejos ni palabras cultas es lo que más me gustó y me cautivó desde el principio

Histerias Ficticias

Una recopilación de relatos de Nicholas Avedon donde no encontraremos finales felices ni a héroes invencibles. Tal y como en la vida real. Desborda una decadencia poética que me enamoró por contrastar con la panacea de pensamiento positivo que nos vende por todas partes en la actualidad. La novela 11,4 sueños luz la tengo calentita en mi biblioteca de amazon para leerla a principios de 2018.

Lágrimas en la lluvia

Un libro de Rosa Montero, donde mezcla un futuro influenciado por Blade Runner (me lo dejó un amigo cuando vimos la nueva película en el cine) con una historia de detectives en España. Replicantes, drogas que introducen recuerdos en las personas y una trama llena de misterios a punto de desencadenar un terrible enfrentamiento entre las personas humanas y replicantes.

Neuromante

Historia donde Gilliam Gibson comenzó el subgénero Ciberpunk, para más información tengo un artículo de neuromante.

Los jardines de la Luna

El primer libro de la saga Malaz: libro de los caídos de Steven Erikson. Todavía no lo he finalizado, pero con tres cuartas partes leídas lo sitúo como el mejor libro que ha pasado por mis manos este 2017. Un mundo de fantasía en constante conflicto bélico, conspiraciones y decenas de personajes para contar una historia compleja por lo que se ha hecho famosa. Prometo reseña.

Artículo realizado por: @NeoToki0