Aprender de los malos libros

malos libros
Nos solemos alejar de los libros que menos nos gustan

Un ejercicio indispensable para mejorar nuestra escritura es leer mucho, aprender de la técnica de los buenos escritores, asimilar los recursos que utilizan y de paso aumentar nuestro vocabulario. Aunque el tiempo es finito y la pila de nuestros libros pendientes cada vez es más grande, los lectores habituales sabrán de lo que hablo. La cuestión es que tratamos de hacernos cada vez más selectivos. Antes de comenzar la lectura de un nuevo libro valoramos si es de los géneros que nos gustan, si su autor es reconocido o lo hemos leído antes, revisamos las críticas que encontramos por Internet, la opinión de amigos y toda información nos ayude a prever si nos gustará.

Yo lo reconozco, hace ya unos años que me he vuelto quisquilloso a la hora de decidirme por un libro. Tengo una larga lista de pendientes bien sea comprados o el punto de mira para hacerme con un ejemplar, y por mucho que digan otros hasta que no me adentro en sus páginas no soy capaz de saber si me gusta o no. Para mí, leer es un ejercicio de entretenimiento pero también de aprendizaje. En mi obsesión por descubrir buenas novelas rechazo toda aquella que no me atrape con su comienzo. Para esto vienen muy bien las primeras páginas gratuitas que se pueden leer en los libros digitales de Amazon. Incluso he aprendido a abandonar lecturas por resultarme pedantes. Al final me he dado cuenta de algo muy importante, los malos libros tienen mucho que enseñar. Nos ayudan a mejorar más que los buenos libros, por lo que deberíamos pensarlo dos veces antes de evitar ciertos títulos.

Primero quiero explicar a lo que me refiero con malos libros. No hablo de aquellos que son un atentado contra la literatura con fallos de ortografía, errores gramaticales, todos sus personajes planos, historias predecibles, aburridas, y sin estructura narrativa trabajada. No, hay que alejarse de los libros con dichas características. Cuando hablo de malos libros me refiero a aquellos que tienen tanto puntos buenos como malos a partes iguales. Sagas con su legión de seguidores pero que uno puede encontrar fallos que, sin ser muy frecuentes, cuando aparecen desafinan el conjunto. Cuando un protagonista es un Mary Sue, cuando resuelven conflictos con Deus Ex Machina, hay elementos del mundo incoherente o simplemente si notamos que se pasan con las descripciones.

Los errores que he explicado son fáciles de localizar, a diferencia de un libro de calidad que tendríamos que analizar a fondo su estructura, diseño de personajes, diálogos, etc. Cuando detectamos un error en la lectura que nos saca del contexto somos conscientes. Un buen libro nos atrapa y devoramos sus páginas para saber qué pasará a continuación, no nos damos cuenta de la razón, solo queremos más. Habría que estudiarlos. Los malos libros nos enseñan rápidamente, cuando encontramos errores los recordamos, e incluso podemos apuntarlos en una libreta. Cuando escribamos en el futuro nos alejaremos de aquellos diálogos con tan poca personalidad, evitaremos recursos manidos o adjetivos tan evidentes. Los malos libros nos enseñan a cómo no escribir, y ya es algo, incluso a veces tienen buenas historias, algún personaje memorable o situaciones divertidas, a pesar de los baches que estropean un poco la experiencia. Quizás debamos empezar a valorarlos como es debido los malos libros. Aunque siempre podemos abandonarlos para comenzar la siguiente lectura que espera en nuestra mesita de noche.

El futuro de MdL

rumbo mundos de leyendas

Se acabó lo bueno, las vacaciones y el descanso. Aunque en Mundos de Leyendas ha sido un periodo de trabajo y reflexión. La principal novedad que os traigo es sobre la web. Ya no pertenece a wordpress.com. He contratado mi propio dominio, tratando de migrar los artículos e información sin apenas cambios. Creo que lo he conseguido. Ahora cuento con mayor comodidad para trabajar y añadir plugins que mejoren la experiencia.

Otra noticia es que tengo un nuevo libro en proceso de corrección. Todavía falta portada, maquetar e incluso concretar el título, pero en poco tiempo estará listo. Se trata de un manual para escribir libros. He notado que existen un sinfín de obras pero se centran sobretodo en detalles de publicación o promoción. He reunido recursos y herramientas que ayudarán a escritores nóveles sin conocimientos profundos en estructuras narrativas.

Por otro lado, se acaban las reseñas. Al menos de la manera que las trabajaba. Si queréis conocer la opinión sobre los libros que leo seguidme en Goodreads o en Twitter. Lo que tengo planificado es hablar de ciertas obras profundizando en sus temáticas y referencias. Reportajes sobre grandes obras que atraigan a lectores de ciencia ficción y fantasía. He pecado al crear excesivos artículos sobre recursos para escritores, algo que ha frenado mi objetivo de escribir historias de ciencia ficción y fantasía. Los artículos sobre escritura serán menos frecuentes pero tratares de que sean más relevantes, aunque depende de la aceptación del libro sobre escritura que mencioné antes.

Si encontráis problemas con la web, de descuadres o enlaces rotos, por favor contactad o comentad por aquí. Seguro que he pasado detalles por alto. Pronto más contenido.

El alimento de la musa

leopold-schmutzler-die-muse-terpsichore-mit-der-lyra
La Musa con lira de Leopold Schmutzler

La musa, la inspiración, el arte, la creatividad, las ganas de escribir. Existen muchos nombres para referirnos a lo mismo, a esa fuerza invisible que nos inunda de ideas y nos alienta a escribir (en el caso de los escritores). Hay quienes nos cuentan consejos para atraerla mientras que otros rechazan su existencia como tal, asegurando que las grandes obras se consiguen con perseverancia y experiencia.

Para mí, la musa es un estado de lucidez, o embriaguez, cuando estamos rebosantes de energía y nada limita nuestras ganas de escribir, cuando las idean brotan con coherencia y somos capaces de plasmar nuestras ideas con palabras adecuadas. La inspiración nos persigue cuando le viene en gana. Si la agarramos demasiado fuerte se desvanece y si mantenemos una extrema prudencia se nos escapará de entre los dedos.

Hace bastantes meses, más de un año para ser concreto, priorizaba el contenido de este blog frente a mis proyectos literarios. Cuestiones de marketing online, si no tienes blog no eres nadie, si no escribes contenido de calidad nadie conocerá tu página y sin lectores nadie contratará tus servicios, comprar libros en mi caso. El problema surge cuando transformas una afición que amas en una prioridad, sin llegar a ser un oficio por los precarios ingresos.

Cuando nos vemos obligados a trabajar con desgana esa pasión se convierte en sufrimiento y solo pensamos en acabar, en vez de crear arte. Y créeme que la inspiración vive de la pasión, ese es su alimento. Tras esforzarme en mis artículos: pensar temas, documentarme, escribir, revisar, SEO, etc., me quedaba sin ganas para dedicar tiempo en mis libros. Escribir me quemaba.

Mi propio blog se había convertido en una verdadera molestia. Cada vez que pensaba en él lo repudiaba. Escribía por inercia algunos de los temas planeados. Aunque por encima de todo estaba el sentimiento de derrota y por eso continué, no quería abandonar el trabajo de los últimos años. Si mantenía la misma dinámica durante mucho tiempo acabaría desapareciendo sin previo aviso, por envenenar mi creatividad. Cansado, vencido. Prefiero prescindir de la importancia del blog como herramienta de marketing, para que sea mi confidente y no una obligación.

Gracias a esto, he trabajado más en mi novela últimamente. Había olvidado el amor de crear, de introducirme en mi cosmos interno para darle forma. Casi lo pierdo todo por la ambición de trabajar el marketing ciegamente. Casi quedo atrapado en un cuerpo anciano con la viveza de un niño en el interior incapaz de utilizarla. Por ello, a partir de ahora mis ganas y mi escritura remarán en otra dirección, al lugar donde realmente deseo estar. Por eso mismo os aconsejo escribir lo que os gusta, porque solo así la musa os acompañará durante el camino.

La felicidad de vivir en una mentira

2b protagonista nier automata
2B, protagonista de Nier: Automata

Una idea que ronda por mi mente desde hace bastantes años, diría que desde la adolescencia, es sobre las mentiras que nos inculcan a la masa social los grupos que se benefician a nuestra costa, con mayor o menor repercusión pero generalmente por motivos económicos. Ahora podría dejaros una lista con ejemplos, algunos evidentes y otros que os sorprenderían e incluso negaríais, pero pienso que sois mayorcitos como para cuestionar vuestras propias creencias e ideologías. O no, me da igual. No pretendo sacar el tema de la conspiranoia. De lo que quiero hablar es sobre dos obras que tratan el tema.

En 1938 el autor esloveno Vladimir Bartol publicó la novela Alamut, donde nos presenta la historia de Hassan-i Sabbah en la fortaleza Alamut y la creación del clan de los hashshashín (término del que derivaron en muchas lenguas la palabra asesino y fuente de inspiración de la saga de videojuegos Assassin’s Creed). Hassan es un profeta persa del siglo XI que trata de adiestrar un ejército para derrocar el imperio que domina Irán. Sus métodos para preparar las tropas implican un férreo entrenamiento físico y el adoctrinamiento mediante la palabra del profeta, donde no hay cabida para cuestionar. Lo que hoy día se asemejaría con el terrorismo islámico.

Lo más interesante de esta obra es la doble cara de una misma realidad. Hassan en su juventud conoció los secretos del ismailismo, con el lema: Nada es una realidad absoluta, todo está permitido. Quizás conozcas esta idea como Nada es verdad, todo está permitido, eslogan del postmodernismo. El profeta descubrió el engaño de las religiones y los dirigentes para someter a los ciudadanos de a pie. Lo más lamentable fue cuando trató de avisar a la sociedad de la ignorancia en la que vivían, lo trataron como a un charlatán loco. Al final, tomó la decisión de utilizar las mismas armas del engaño e idea un plan para crear a los asesinos perfectos, que no duden en morir por una causa inventada.

Su autor era psicólogo y filósofo por lo que la manera de tratar estos temas no son simples herramientas narrativas. En su libro plantea temas profundos, utilizando personajes históricos y las leyendas que nos han dejado. Con puntos de vistas que contrastan y una sensación amarga cuando comparamos la temática con situaciones actuales.

La segunda obra de la que quería hablaros es Nier: Automata, un videojuego del japonés Yoko Taro. Una historia de ciencia ficción donde abandonamos el pasado para saltar miles de años en el tiempo, precisamente al 5204. La humanidad vive refugiada en la Luna mientras unos androides de apariencia humana luchan contra robots controlados por una raza alienígena. Encontramos temas muy interesantes como androides y robots que comienzan a desarrollar actitudes humanas, como sentimientos o emociones, búsqueda de la verdad, identidad de género, etc.

Una de las ideas principales que Nier: Automata nos plantea es sobre como los objetivos nos muestran el rumbo a seguir. Aunque esos objetivos sean falsos o tengan un sentido distinto al que creemos. Los objetivos definen a las personas, nos definen a nosotros. Sin ellos estaríamos vacíos. Por ello es tan difícil renegar a nuestras creencias.

El videojuego que al principio parece ser una nueva forma de salvar a la humanidad acaba cuestionando la propia existencia, con montones de detalles y matices que enriquecen la experiencia. Y la banda sonora más hermosa que escucharéis jamás en un videojuego.

Siendo sincero, saco a relucir este post a consecuencia del anterior. Digamos que se ha tambaleado el rumbo hacia donde conducía mi blog, las creencias que tenía sobre él. He tratado de contar los secretos que he ido descubriendo sobre la narrativa. Secretos encontrados al leer libros de escritura a cada cuál más mediocre, diseccionando las fórmulas del éxito de las obras más grandes que he conocido y escarbando por cientos de webs con demasiado relleno, donde sus autores lo único que buscan es que les pagues por los servicios que ofrecen.

He pecado de ingenuo y atraído a muchos visitantes que chupaban la información y se largaban a cuales quiera que fueran sus intereses, cuando lo que yo buscaba era transmitir ideas con forma de historias. A partir de ahora trataré de guardarme muchos secretos, avisados quedáis. Porque lo que busca la mayoría son falsos profetas que les indiquen un rumbo, cualquiera con tal de mantenerse ocupado. Pensar queda solo para los más valientes.

La primera gran derrota

la derrota_opt

El mes pasado publiqué mi primer libro y acabé estampándome contra el muro de la cruda realidad. Todos pensamos que somos especiales. No nos ocurrirá como a los demás. Nuestro libro es único, maravilloso y venderá como la espuma. Porque hemos trabajado duro, porque es una idea original. Nos conducirá a la fama y les gustará a todos. Pero nunca contamos con que a nadie le interesa, nuestro primer libro está destinado al fracaso.

Todo manual para convertirse en escritor nos habla de crearnos un blog para darnos a conocer. Un trampolín que nos acerque al público y se traduzca en ventas. Llevo más de dos años dedicado a este blog y he de reconocer que cada día me sorprende más. No me ha servido de nada.

La respuesta por parte de mis seguidores ha sido nefasta. Si hubiera publicado sin disponer de página web las ventas habrían sido idénticas. Es muy fácil pensar que he tirado por la borda un tiempo preciado que podría haber dedicado a tareas más productivas. También podría decir que mi público no ha sabido comprenderme o que son tan egoístas que no han sido capaces de darme una oportunidad. Pero sé que toda la culpa es mía, de nadie más. El fracaso me pertenece pues es lo que he tratado de cultivar todo este tiempo.

No he sabido dirigirme a mi público objetivo. No he sabido mantener a mi lado a las personas interesantes que han pasado por mi página a dejarme un poquito de su ser. Además, soy un horror comunicándome por redes sociales.

Es tiempo de meditar, de crecer y mejorar aprendiendo del fracaso. El esfuerzo invertido sí ha merecido la pena. He aprendido mucho de escritura, he conocido páginas con información interesante y a personas con gran talento, he sido constante con el hábito de la escritura y he alcanzado muchas de las metas que me había propuesto.

Una derrota no significa nada. Es algo insignificante comparado con la gran batalla que se avecina. Por ello doy las gracias. Gracias. Sin ti no sería nada.

Protagonistas femeninas

chicas protagonistas ghibli
Las películas de Studio Ghibli cuenta con grandes protagonistas

El papel de la mujer dentro de la narrativa ha permanecido durante mucho tiempo relegado a un segundo plano. Su figura siempre tomaba el rol de sumisa y servicial, siendo la amante/mujer del protagonista, a veces incluso se utilizaba a modo de premio dentro de recursos como la damisela en apuros. El género femenino se identificaba como la madre de, hija de, esposa de, etc. Cuando la encontrábamos como protagonista se las relacionaba con temas sobre encontrar el amor verdadero o similar. Afortunadamente, poco a poco el papel de las mujeres en la narrativa va ganando una mayor relevancia. Los papeles de mujeres fuertes e independientes se están volviendo más frecuentes.

En este artículo quiero hablaros de mi experiencia con protagonistas femeninas, contaros cuales fueron las primeras historias protagonizadas por mujeres que me llenaron. No intento convertirme en un experto en feminismo, ni creo que sea el más indicado en hacerlo, pero sí contaré mi experiencia sobre el tema.

Cuando somos pequeños buscamos personajes con los que identificarnos, al menos de una manera más estricta que de adultos, es normal que en edades tempranas nos sintamos más cómodos con historias con protagonistas de nuestro mismo género. Aparte, la sociedad se encarga de aclarar las “cosas que son de niños o niñas”, aunque estén equivocados. El problema es que hasta hace poco era fácil encontrar más historias protagonizadas por hombres que por mujeres. Niñas y adolescentes estaban obligadas a introducirse en la literatura, u otros formatos, con historias protagonizadas por hombres.

Reena Inverse
Reena Inverse

El primer contacto con historias que nos gustan de verdad suele ser con dibujos animados. La primera heroína de la que me hice un verdadero fan fue Reena Inverse (Slayers), una hechicera que viaja por un mundo de fantasía repleto de toques de humor. Reena no busca al amor de su vida, a ella solo le interesan las riquezas y volverse más poderosa, aunque al final se ve envuelta en una trama para salvar al mundo. Todos los bandidos le temen porque usa sus conjuros para vencerlos y robarles sus tesoros. Es una malhablada, una gritona y una glotona sin modales alguno en la mesa. En sus aventuras acaba acompañada por Gaudi, un caballero andante que no tiene nada de príncipe azul, es un formidable espadachín pero un inútil en todo lo demás, sin rastro alguno de inteligencia. Un dúo con mucho juego.

Por la misma época, un amigo me prestó algunos cómics que estaban protagonizados por una mujer, Alita (o Gunnm), una historia de la que se espera una adaptación cinematográfica para este 2018 y de la que no tengo ninguna esperanza. Alita se ambienta en un mundo postapocalíptico, en la Ciudad de los Desperdicios con una sociedad oprimida por las clases superiores que viven en un país flotante. Muchos de sus personajes, incluido la protagonista, están modificadas por cuerpos mecánicos y la ambientación rebosa de violencia. La protagonista acaba trabajando de cazarrecompensas para ganarse la vida, lo que significa vivir al borde de la muerte a cada momento.

También podría citar Ghost in the Shell, una película de animación ciberpunk protagonizada por una agente del servicio secreto japonés, considerada una obra de culto. Pero las más grandes protagonistas que he llegado a conocer jamás vienen de la mano de Studio Ghibli: Nausicaä, la princesa Mononoke, Chihiro o Ponyo. Todas personajes fuertes e independientes dentro de grandes historias que apuestan por un mundo mejor. Paradójicamente todas las grandes protagonistas de mi adolescencia llegaron de autores japoneses, aunque su cultura está considerada como machista y sexista. Gracias a ellas he normalizado el género femenino dentro de la narrativa, incluso han provocado que utilice a mujeres como protagonistas de las historias que escribo.

Hace tiempo, escuché que existe un problema dentro de la literatura, u otros formatos, donde sobre todo los hombre buscan protagonistas masculinos y las mujeres se conforman con el género de estos porque las grandes historias, o más populares, casi siempre las ha protagonizado un hombre. Imagino que muchos hombres relacionan protagonistas femeninos con temáticas románticas o parecidas. Pienso que aunque dicho género disponga de muchas seguidoras, debemos homogeneizar el sexo de los protagonistas para acabar con creencias obsoletas como que existen cosas de niños o niñas, o de hombre y mujeres.

sinfonia de calamidad portada
En mi libro encontrarás protagonistas femeninas

Por último, aprovecho para recomendar mi último libro, Sinfonía de calamidad, una recopilación de relatos de ciencia ficción y fantasía donde encontrareis a muchas protagonistas femeninas y poco romance. En cambio sí hay ciberpunk y magia maldita. También me gustaría conocer vuestra opinión y experiencias con protagonistas femeninas. Un saludo.