Cómo escribir escenas de acción para seducir a los lectores

como escribir escenas de accion
Toma el control al escribir escenas de acción

Las escenas de acción son situaciones esenciales para las historias de aventuras, fantasía o ciencia ficción. Una serie de conflictos continuos que generan una emoción creciente. Pero se trata de algo más que una pelea o una persecución, son encuentros inesperados o no que los protagonistas deben resolver y a veces traen consecuencias nefastas que cambian radicalmente el rumbo de la trama. Aprender cómo escribir escenas de acción es fundamental para generar tensión en el lector, captando su interés, para que siga leyendo y conozca qué sucederá a continuación.

Os cuento algunos consejos para escribir escenas de acción y las características más importantes que debéis tener en cuenta. Una manera de trabajar las escenas de acción es plantear su propia introducción, nudo y desenlace, con los preparativos, acción y consecuencias.

Saltarse la acción

Sí, habéis leído bien. Una de las técnicas para presentar una escena de acción es saltársela. No lo digo yo, es un recurso que utilizan los escritores de éxito. Recuerdo hace algunos años cuando leí Juego de Tronos, los libro de Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martín, que encontré momentos de acción que directamente se obviaban. Canción de Hielo y Fuego utiliza en numerosas ocasiones dicho recurso, principalmente en batallas importantes que viven los personajes donde no recae el punto de vista del narrador.

La acción puede saltarse siempre que el conflicto sea irrelevante para la historia. Los lectores se llevarían las manos a la cabeza si el autor omite el esperado enfrentamiento final contra el villano. Saltaremos las escenas de acción cuando lo importante del conflicto sean sus consecuencias. Porque lo verdaderamente importante de una escena de acción es cómo llegamos a ellas y sobretodo los cambios que traen.

Lo que ocurre antes

Las escenas de acción no suceden por arte de magia. Son fruto de las decisiones de los personajes o por los intereses de terceros. A veces incluso son causa de desastres naturales, como un terremoto o una inundación, o casualidades pero siempre las dotaremos de sentido. Es importante mostrar la situación que conduce a la acción y describir la escena momentos antes de comenzar. También aclaramos lo que está en juego.

Lo que ocurre antes a veces es como la calma que precede a la tormenta. Los personajes pueden mostrar sus sentimientos de duda o preocupación. Es el momento de los conflictos internos, de enseñar la tensión entre los protagonistas y planificar como resolverán el conflicto, aunque a veces se trunquen los planes. Lo que ocurre antes también es la descripción de los instantes previos a la acción.

Las consecuencias

Quizás la característica más importante de una escena de acción, las consecuencias que provoca. A priori puede parecer que la acción son solo momentos espectaculares para dejar a todos con la boca abierta pero una escena de acción tras otra sin sentido aburre. Cada escena de acción que suceda debería implicar cambios en la historia, en los personajes o en el objetivo de estos. Podemos hacer que algún personaje acabe herido, complicando los sucesos venideros, alguien muere, pierdan un objeto fundamental, se enteren de que alguien anda tras ellos o cualquier otra cosa que se nos ocurra.

Las escenas de acción podemos usarlas para dar giros inesperados en la trama. Son detonantes para conducir a los personajes a nuevos rumbos inesperados. También sirven para justificar la evolución de los personajes durante la historia.

Cómo escribir una escena de acción

Una vez que comencemos a escribir las escenas de acción debemos tener claro algunas cuestiones. Para empezar se acabaron los momentos de reflexión o conflictos internos de los personajes. Las descripciones de acción tienen que ser claras y concisas. Las frases cortas son ideales para acelerar el ritmo de la acción. Para atrapar al lector y que continúe leyendo. También es preferible utilizar verbos frente a los adjetivos. Los verbos generan dinamismo mientras que los adjetivos detienen el movimiento.

Con frases cortas y verbos forzamos la tensión del lector para continuar leyendo pero limitará su razonamiento. La acción requiere claridad y precisión. Olvidemos las metáforas con florituras o reflexiones que podrían confundir al lector que solo quiere saber qué ocurrirá a continuación. Ya perdimos tiempo en lo que ocurre antes para describir y poner en situación al lector.

Por último hay que tener cuidado con no alargar demasiado la acción y frenar progresivamente la escena. La acción continua cansará y un corte brusco sería confuso.

Evitar un Deus Ex Machina

Una última recomendación es no resolver la escena de forma mágica. Si no sabéis lo que es Deus Ex Machina os invito a leer un artículo donde hablo sobre él. En resumen, para solucionar conflictos debemos utilizar métodos y habilidades que hayamos presentado previamente para no engañar al lector. Si los personajes tienen habilidades o herramientas con las que resolverán las escenas de acción deben ser conocidas con anterioridad.

Las escenas de acción deben dosificarse en su justa medida, muchas o pocas conseguirán el efecto contrario que deseamos. Aprenderéis a dosificar los conflictos trabajando y escribiendo mucho. Espero que este artículo os sirva para escribir escenas de acción. Si contáis con alguna duda tenéis disponible los comentarios y seguidme en redes sociales para .

Cómo evolucionar a los personajes dentro de tu historia: eneagramas

eneagramas personajes
La estrella de eneagramas nos indica el rumbo de la evolución de los personajes

Desarrollar buenos personajes es fundamental para atrapar a los lectores con nuestra historia, sus decisiones e identidades marcarán el rumbo de la trama y los conflictos a los que se enfrentarán durante el camino. Las características de los personajes no son inamovibles, deberían evolucionar durante la trama, su crecimiento a lo largo de la aventura les proporcionará profundidad y les hará cambiar de objetivos. Los cambios de mentalidad, de valores o actitudes los dotarán de mayor realismo para atrapar el interés de los lectores.

La evolución de un personaje a lo largo de una historia puede ser positiva o negativa, una persona crédula empezará a desconfiar de todo el mundo si debido a su inocencia se aprovechan de ella de forma reiterada. Hay que tener en cuenta que la evolución no será radical, será acorde a su identidad original y los eventos que viva. Para trabajar la evolución de los personajes os hablaré de los eneagramas.

¿Qué es un eneagrama?

Un eneagrama es una herramienta psicológica que define las características que predominan en la identidad de una persona. Es el resultado de un test donde indica la personalidad que tiene una persona dependiendo sus vertientes emocionales, mentales e instintivas. Más allá de la veracidad de estos test dentro del campo de la narrativa nos pueden servir para establecer las características de los personajes en nuestras historias. Existen 9 tipos de perfiles diferentes según predominen ira, orgullo, lujuria, gula, envidia, pereza, miedo o vanidad.

Tipos de eneagramas

1. El reformador

Se trata de una persona que cuenta con unos principios éticos bastante arraigados. Sus creencias son capaces de diferenciar perfectamente el bien y el mal. No implica que estén en lo correcto sino que tienen claro su sentido del bien. Se esfuerzan por mejorar el mundo que les rodea, bien sea con acciones que ayuden o impartiendo sus creencias a los demás. Son perfeccionistas, críticos e impacientes. Guardan sentimientos reprimidos de rabia en su orientación negativa. En su mejor faceta son sabios, nobles y heroicos. Pueden ser maestros capaces de abrir los ojos a sus alumnos o cruzados que luchan en nombre de la justicia.

2. El ayudador

Cuentan con una personalidad que se interesa por los demás, son sinceros, bondadosos y complacientes. Se preocupan por que los tengan en alta estima, para ello suelen regalar obsequios o realizan favores para sentirse útiles o generar confianza. En general disponen de problemas para reconocer sus propios problemas y cuidar de ellos mismos. En su mejor faceta son altruistas y generosos que cuentan con amor incondicional de los que les rodean y con ellos mismos.

3. El triunfador

Son aquellos que tienen el éxito como estilo de vida, personas seguras de sí mismas con capacidad de seducir a los demás con su atractivo o encanto. Cuentan con grandes energías, son competentes y ambiciosas. Suelen preocuparse en gran medida de su imagen, tanto física como moral, además de ser conscientes de su estatus. Pueden tener problemas de adicción al trabajo y de competitividad para destacar sobre sus compañeros. En su mejor faceta se aceptan tal y como son, son auténticos y modelos ejemplares que inspiran a otros.

4. El individualista

Es alguien soñador e introspectivo. Son conscientes de sí, sensibles y reservados. Pueden ser caprichosos y tímidos. A pesar de ser personas muy emocionales ocultan sus sentimientos a los demás al sentirse vulnerables e inferiores, también pueden mostrar indiferencia a los demás y a sus estilos de vida corriente. En su mejor faceta son personas creativas llenas de inspiración, capaces de evolucionar con las nuevas experiencias.

5. El investigador

Se trata de personas impulsivas y racionales, cuentan con gran curiosidad y perspicacia para centrar su atención en desarrollar nuevas ideas y desentrañar problemas complejos. Son independientes y pueden obsesionarse con sus propios pensamientos o proyectos imaginarios. No les gusta comprometerse fácilmente. En general presentan problemas de nerviosismo, aislamiento y excentricidad. En su mejor faceta son grandes pioneros con sus proyectos y están en la vanguardia al ser capaces de innovar con sus ideas.

6. El leal

Una personalidad comprometida y que desprende seguridad. Se trata de personas en las que podemos confiar, muy eficaces en trabajos que requieran gran responsabilidad. También pueden presentar actitudes defensivas al ser evasivas y nerviosas, pueden trabajar hasta el estrés. A veces son cautos e indecisas, sus acciones suelen ser reactivas, desafiantes y rebeldes. Cuentan con problemas de inseguridad y desconfianza. En su mejor faceta presentan gran estabilidad interior, son seguros de sí e independientes. Dan su apoyo a los más débiles y necesitados.

7. El entusiasta

Se trata de personas productivas y atareadas, son versátiles, con gran optimismo y presentan de forma espontánea ideas prácticas. Al tener una actitud juguetona y animada presentan facetas de desorganizados e indisciplinados por tratar de abarcar en exceso. Siempre buscan nuevas experiencias que los estimulen, pero tanta actividad los agota. En su mejor faceta son alegres, capacitados y muy agradecidos, siempre realizando tareas dignas.

8. El desafiador

Se trata de alguien autoritario y poderoso, son personas fuertes, muy seguras y capaces de imponerse ante los demás. Son protectoras, decididas y con ingenio, aunque también cuentan con orgullo. Piensan que deberían estar al mando del entorno y por eso suelen intimidar y retar. Con tanta intimidación pueden tener problemas con el resto de personas. En su mejor faceta usan su potencial para mejorar el estado de los demás, siendo grandiosos, buenos y presentando actitudes heroicas.

9. El pacificador

Se trata de personas humildes y acomodadas. Suelen ser confiados, bondadosos y conformistas con las situaciones que se les presentan. Ofreces su apoyo y soportan situaciones intolerables de algunas personas para que se mantenga la paz. Desean que todo funcione sin problemas, sin conflictos, por lo que a veces se acomodan para minimizar los cambios impredecibles. Suelen presentar problemas de pasividad y son testarudos. En su mejor faceta son incorruptibles y capaces de unir a su entorno para solucionar grandes problemas y conflictos.

Cómo utilizar los eneagramas con nuestros personajes

Los diferentes eneagramas cuentan con su propio número. Si nos fijamos en la imagen que acompaña el artículo los tipos de eneagramas se relacionan con las aristas de la estrella, un personaje puede cambiar con el paso del tiempo, al sufrir diferentes experiencias. La estrella de los enegramas sirve para saber hacia la nueva personalidad donde se mueven los distintos personajes. Por ejemplo, un personaje reformador con un sentido muy arraigado de la justicia puede volverse un individualista al ver que las personas que le rodean hacen caso omiso a sus advertencias sobre el mal de sus acciones, pasando a preocuparse por sí mismo antes que por el bien común. Otro ejemplo está en los propios tipos de eneagramas donde hablo de problemas que pueden presentar y su mejor faceta. La clave está en establecer una coherencia en la evolución de los personajes para que el lector sienta los cambios como un efecto natural y verdadero.

El Imperio Final de Brandon Sanderson

el imperio final

El Imperio Final es el primer libro de la saga Nacidos de la Bruma de Brandon Sanderson, una historia que nos transporta a un mundo donde llueve ceniza y las brumas se adueñan de la región durante las noches. Según dicen las malas lenguas quien se atreva a atravesar la niebla sufrirá graves consecuencias. Brandon Sanderson se aleja de la fórmula de épica medieval, hechicería y espada, que tan popular se hizo dentro del género fantástico cuando Tolkien asentó las bases con El Señor de los Anillos.

En el universo de El Imperio Final, en Nacidos de la Bruma, existen unos poderes mágicos basados en los metales, las alomancias. Ya hice un artículo hablando sobre las alomancias, a modo de resumen os diré que son habilidades muy diversas como empujar o atraer objetos metálicos, ganar fuerza o mejorar los sentidos entre otras tantas. Las personas capaces de utilizar todas las alomancias se denominan Nacidos de la Bruma, los cuales disponen de grandes habilidades de combate y suelen trabajar como asesinos y guardaespaldas.

El Lord Legislador es el gobernador de El Imperio Final, una deidad que lleva más de mil años oprimiendo a la sociedad. A pesar de sus políticas típicas de un tirano en el pasado fue el héroe que salvó al mundo de la oscuridad.

La historia de El Imperio Final

kelsier el imperio final
Kelsier, El Imperio Final

La trama nos presenta a Kelsier, un skaa, un plebeyo capaz de utilizar todos los tipos de alomancias, un Nacido de la Bruma. Cuenta con un plan para liberar a la sociedad de la tiranía del Lord Legislador, ha reunido a un grupo de embaucadores y ladrones capaces de seguirlo en una empresa tan alocada como impensable. Tratará que sean los propios skaa quienes se revelen contra el gobierno mediante una revolución y se guarda un As en la manga con el que vencer al todo poderoso Lord Legislador.

Por otro lado, Vin es una joven skaa que sobrevive intentando pasar desapercibida entre una pequeña banda de delincuentes. Vive atormentada por el recuerdo de las frases desalentadoras de su hermano desaparecido, su mente se encarga de sacar el lado negativo de toda situación que se le presenta. Pero Vin dispone de un don, puede utilizar un poder que ella misma es incapaz de comprender, puede utilizar alomancias. Cuando Kelsier se cruza con Vin se da cuenta de sus habilidades y se encargará de adiestrarla, de transformarla en una verdadera nacida de la bruma. De hecho, Vin toma mayor protagonismo que Kelsier conforme avanza la historia, al tomar más importancia con el paso del tiempo.

El conflicto entre el bien y el mal

vin el imperio final
Vin, El Imperio Final

El Imperio Final nos trasmite la lucha de unos personajes rebeldes para liberar a la sociedad de un gobierno tirano, una historia donde las fuerzas del bien quieren derrocar la figura del mal. Aunque esta lucha se aleja del arquetipo del bien y mal absoluto. No todo es blanco o negro. Kelsier no es un justiciero que se mueva por el altruismo, su verdadera meta es la venganza por la pérdida de un ser querido. Kelsier ve a la nobleza y al Lord Legislador como seres viles y despreciables a los que hay que eliminar a toda costa y sin excepciones. No piensa perdonarlos.

Vin, en cambio, presenta el conflicto desde otra perspectiva. Se convierte en la espía del equipo infiltrándose en fiestas celebradas por la nobleza para tratar de sonsacar información relevante y propagar rumores falsos que beneficien a su grupo. Vin descubre que entre los nobles también existen personas dignas, llegando incluso a conocer el amor entre ellos. Vin nos cuenta que el bien y el mal no son sinónimo de skaa y nobleza, poniendo sobre el tablero de juego una lucha más compleja de lo que parece.

El Imperio Final es la prueba de que existe fantasía más allá de las reglas establecidas por Tolkien, Brandon Sanderson nos introduce a un mundo con sus propias reglas y sistema de magia. Un libro que no debe perderse todo amante del género, lleno de detalles y sorpresas que descubriremos a lo largo de toda la saga de Nacidos de la Bruma.

Mito del budismo: ¿por qué Sekiro es tan difícil?

mito del budismo sekiro dificil
¿Por qué Sekiro es difícil? La respuesta está en la metáfora del budismo

Sekiro es el último videojuego de From Software, los creadores de Dark Souls, un título que ha creado asperezas entre los jugadores y derramado ríos de sangre por parte de la prensa especializada, influencers y fans del título. Ha surgido una polémica alrededor de su dificultad cuestionando si necesita de un modo fácil u otras opciones de asistencia para que todo el mundo pueda disfrutar de Sekiro sin atascarse.

Yo seré claro y no entraré en el debate defendiendo mi postura y atacando los argumentos de los que piensen distinto. Pienso que no necesita un modo fácil a pesar de que mientras lo jugaba me ha parecido muchísimo más duro que cualquier otro Souls. De hecho, Sekiro requiere de tanta dificultad por el mito que representa, por la cultura que trata de transmitir con su ambientación, historia y dificultad. Os voy a hablar sobre el mito del budismo.

Sekiro se ambienta en un ficticio Japón feudal que mezcla la realidad con el mundo del folclore. Visitaremos castillos y templos japoneses, nos enfrentaremos contra samuráis, shinobis y mercenarios pero también encontraremos lugares fabulosos donde moran fantasmas, criaturas mitológicas e incluso demonios.

Otro elemento muy importante que muestra el juego es el budismo, los escenarios están inundados de figuras de buda, en paisajes y templos, también encontramos numerosos monjes entre los que se encuentran algunos que han alcanzado la inmortalidad mediante técnicas corruptas y más sencillas, que les ha conducido a una senda distinta a la marcada por su religión. La inmortalidad es un elemento presente en muchos personajes de Sekiro, un estado que disfrutan o sufren diferentes aliados, enemigos y el propio protagonista.

Para entender el simbolismo, la metáfora que relaciona la dificultad con el propio budismo tenemos que indagar en los mitos. Los mitos son historias empleadas por nuestros antepasados, metáforas para comprender el mundo que les rodeaba y enfrentarse a las dificultades de su tiempo. Los mitos nos hacen estar en comunión con lo que nos rodea, ser uno con la naturaleza. Los mitos se utilizaban a veces como ritos para introducir lo divino dentro de nosotros, tratar de ser uno con los dioses durante las diferentes etapas de nuestras vidas.

Los ritos introducen al hombre a las nuevas etapas que encontrará en su vida, como la madurez, la caza, el matrimonio, la muerte. Cuando estos rituales y símbolos dejan de interpretarse como metáforas y se predican al pie de la letra nacen las religiones. Cuando la ciencia da respuestas a los mitos, estos se olvidan o se convierten en cuentos, los rituales se abandonan y las personas deben valerse por sí mismas para dar respuestas a las nuevas etapas que sufren durante sus vidas.

No existe mito alguno que hable sobre una vida sin sufrimiento. Una de las frases más celebres de Buda es “La vida es sufrimiento”, declaraba que solo existe una salida para el dolor, alcanzar el Nirvana. A diferencia de otras religiones dominantes, que buscan llegar a un lugar que nos libere como el cielo o el paraíso, el budismo trata de alcanzar un estado psicológico que se encuentra en nuestro interior. Un estado que nos libere del deseo y el temor pero manteniendo el sufrimiento. Sekiro requiere que nos desprendamos del deseo y el temor para superarlo.

Cuantas derrotas habremos sufrido durante el juego por el ansia de vencer a un enemigo al borde de la muerte o por miedo a plantarnos frente a ellos, con sangre fría, por terribles que parezcan. La dificultad de Sekiro requiere que el jugador alcance un estado de paz que le haga bailar dentro de un torbellino de ataques mortales.

El mito del budismo habla del bodisatva, el hombre que conoce la inmortalidad igual que Sekiro, al mismo tiempo que participa de forma voluntaria y gozosa en las desgracias del mundo. Esto no solo significa experimentar el sufrimiento, sino además participar con compasión en el sufrimiento ajeno. En el juego la mayoría de personajes que conocemos tienen sus propias desgracias a las que se enfrentan. La compasión sirve para despertar el corazón de su sueño primitivo y animal para volverlo humano. Compasión significa literalmente “sufrir con”. La compasión libera del sufrimiento al reconocer que el sufrimiento es la vida.

Por esta razón Sekiro es tan difícil y no simplemente porque está dirigido a un público elitista en el mundo de los videojuegos. Trata de trasmitir el mito del budismo a los jugadores con la metáfora de su dificultad entre otros símbolos. Para superar el juego debemos adentrarnos en su naturaleza difícil, asimilar el dolor durante los combates, sin ego ni ira, para alcanzar el estado de paz que nos conducirá a la victoria.

Sekiro se vive con sufrimiento, rodeado de los que sufren y nadie se libra de sufrir.

Nacidos de la Bruma: el Destino del Héroe

nacidos de la bruma destino héroe
Nacidos de la Bruma trata sobre el héroe que salvará al mundo

Nacidos de la bruma es una saga de libros de fantasía escritos por Brandon Sanderson. Nos presenta un mundo invadido por las brumas y cenizas donde los personajes emplean unos poderes extraordinarios que cuentan con sus propias reglas, las alomancias. Encontramos a una nobleza que ha esclavizado a un pueblo sin apenas privilegios, los denominados skaa. Sanderson nos habla sobre la lucha de un grupo de rebeldes que trata de derrocar al Lord Legislador, un tirano que gobierna como figura divina todas las regiones de Imperio Final.

Nacidos de la bruma utiliza el arquetipo del viaje del héroe, una serie de patrones utilizados por la mayoría de mitos y leyendas conocidos por el ser humano. Pero la saga de libros aparte de valerse del viaje del héroe para estructurar su trama también utiliza la figura del héroe como el eje central de la narración. Nacidos de la bruma nos cuenta la historia del héroe de las Eras.

El héroe de las Eras

Nacidos de la bruma es una historia sobre el elegido que salvará al mundo de la oscuridad, la crónica del Héroe de las Eras. La figura del elegido ha sido transmitida en infinidad de mitos y leyendas, un personaje predestinado a cambiar el rumbo de lo cotidiano. Un héroe que derrocará al mal para establecer una situación de paz y servir al bien. Alguien valiente que nunca se rinde. Una figura que acerca al hombre a los dioses al ser capaz de cambiar el destino del mundo. Aunque, ¿puede un héroe equivocarse o una predestinación malinterpretarse?

En narrativa, el recurso del elegido sirve de hilo conductor para la trama. Algunas personas pueden entender esta revelación como un destripe de lo venidero. La realidad es que anunciar a un héroe junto a su objetivo mediante una premonición genera intriga y, en consecuencia, interés por conocer lo que pasará más adelante. Cuando se predice la salvación del mundo se suelen utilizar palabras imprecisas que pueden conducir a malinterpretaciones. Las profecías en las historias sirven para que los espectadores reflexionen sobre cómo los protagonistas resolverán la situación. A veces, los propios personajes erran en sus conclusiones sobre la profecía, convirtiéndose más en un enigma que deben resolver que en una revelación salvadora.

Imperio Final es el primer libro de Nacidos de la Bruma, nos sitúa mil años después de que el héroe de las Eras cumpliera con su cometido. Alendi fue proclamado héroe por la profecía de Terris. Viajó por el mundo buscando el pozo de la Ascensión, lugar donde se concentraba una gran fuente de poder la cual debía liberar. Alendi liberó al mundo, reunificó a la sociedad en un único imperio, Imperio Final. El héroe se transformó en el Lord Legislador, una figura a la que se le adora como a un Dios y que tras mil años todavía vive. Ha erradicado toda forma de religión menos la suya propia. La que predica sobre el héroe que salvó al mundo de la amenaza de Ruina, dios de la destrucción.

¿Qué ocurre si el héroe falla?

Han pasado mil años, el héroe de las Eras salvó al mundo pero parece que algo falla. Las brumas se apoderan durante la noche de la tierra, se dice que adentrarse en ellas es peligroso. A veces llueve ceniza, lo que dificulta trabajar la agricultura. Viejas historias hablan de que las plantas eran antes verdes en vez de marrones. No hay trabajadores sino esclavos. La doctrina cuenta que los skaa son los descendientes de los hombres que no apoyaron la ascensión del Lord Legislador. Los que sí lo hicieron forma parte de la nobleza, hombres con derechos y dueños de las tierras que trabajan los skaa.

¿Qué ha ocurrido? ¿El Lord legislador es un engaño? ¿El poder lo ha corrompido? ¿O simplemente la idea de un héroe depende del punto de vista de cada uno?

La leyenda habla de un héroe pero quien gobierna utiliza las herramientas de un tirano. El mundo necesita a un nuevo salvador, alguien capaz de derrocar al Lord Legislador para liberar a los skaa. Parece imposible pero un hombre está dispuesto a cambiar el rumbo de Imperio Final. Un nacido de la bruma llamado Kelsier tiene un plan y conoce a algunos locos dispuestos a acompañarlo en su lucha imposible.

Nacidos de la Bruma: Sistema de alomancia

nacidos de la bruma alomancias
Descubre las alomancias en Nacidos de la bruma de Brandon Sanderson

Quería hablar sobre Nacidos de la bruma de Brandon Sanderson, pero antes de lanzarme a ello he decidido que voy a explicar el sistema de magia de la saga. Un curioso sistema de poderes que cuenta con sus propias reglas.

La alomancia en Nacidos de la bruma

La magia se denomina alomancia, son poderes que dependen de metales para su uso. Para utilizar alomancia, aparte de la capacidad de usar tales habilidades, se requiere la quema de metales. Quemar metales es sinónimo de lo que en videojuegos de rol denominamos maná, una barra de energía que va disminuyendo conforme utilizamos hechizos y se pueden recargar al tomar una poción.

En Nacidos de la bruma hay diferentes tipos de alomancias, diferentes hechizos, con la particularidad de que cada alomancia depende de un metal distinto. Usar cada una de ellas requiere una reserva de metal distinta, por lo que no existe una poción de maná universal que regenere todas las reservas alománticas. Se necesitan diferentes pociones para cada habilidad. Las personas que son capaces de quemar metales son conocidos como brumosos.

Diferentes metales y alomancias

Hierro

Cuando alguien quema hierro es capaz de ver líneas translúcidas azules que apuntan a los metales cercanos. El tamaño y el brillo de las líneas dependen de lo próximo o grande que sean la fuente de metal. Se ven todo tipo de metales, no solo el hierro. El alomántico puede tirar de las línea para atraer hacía sí el metal al que apunta. Aunque la fuerza de atracción depende de la fuerza física del usuario. Si se trata de atraer un objeto muy pesado se conseguirá el efecto contrario, será la persona quien se lance hacia el metal. Lo mismo ocurre si se encuentra una barrera en medio del trayecto. El brumoso que quema hierro se denomina atraedor.

Acero

Al quemar acero se ven líneas hacia los metales cercano, al igual que con el hierro. Se puede empujar las fuentes de metales para que salgan disparadas. Si los metales son excesivamente pesados será la persona quién sea empujada hacia la dirección opuesta a la fuente de metal. El brumoso que quema acero se conoce como lanzamonedas, al utilizar monedas como proyectiles para dañar a los enemigos.

Estaño

Cuando alguien quema estaño aviva sus sentidos. Es capaz de ver más lejos y en la oscuridad. Puede oler y escuchar mejor. El tacto se vuelve más sensible. Aunque también aumenta el sentimiento de dolor durante el combate. El brumoso que quema estaño se denomina ojo de estaño.

Peltre

Quemar peltre aumenta los atributos físicos del cuerpo. La persona se vuelve más fuerte y habilidosa. Crece el sentido del equilibrio y la sanación de las heridas. El brumoso que quema peltre se conoce como brazos de peltre o violento.

Zinc

Alguien que quema zinc es capaz de aplacar las emociones de otras personas, apaciguándolas y haciendo que sean menos intensas. Se pueden aplacar las emociones individualmente, haciendo que permanezcan otras. Por ejemplo eliminar el miedo pero sin que pierda el valor. Aunque no se puede leer la mente de las personas, el alomántico debe de interpretar las emociones que tienen los demás. El brumoso que quema zinc es conocido como aplacador.

Latón

Cuando alguien quema latón intensifica las emociones de los demás, haciéndolas más intensas. Se puede incrementar determinadas emociones en concreto. No podrá leer las mentes de los demás. El brumoso que quema latón se denomina encendedor.

Cobre

Al quemar cobre se crea una barrera invisible que alcanza los sentidos del usuario. La barrera protege de que otros brumosos detecten el uso de alomancias. Dentro se pueden quemar metales sin que otros sientan a los brumosos. La persona que quema cobre es inmune a las alomancias emocionales, aplacar o encender. El brumoso que quema cobre se llama ahumador

Bronce

La persona que quema bronce es capaz de sentir a las personas que utilizan alomancia. Cuando un brumoso quema metal desprende unos vibraciones que se pueden escuchar con el bronce. Al brumoso que quema bronce se le conoce por buscador.

No solo existen únicamente las alomancias anteriormente descritas. Hay otras más desconocidas que se descubren durante la lectura de los libros. Por otro lado, aunque unas habilidades puedan parecer más útiles que otras, dependiendo del ingenio de sus usuarios pueden surgir nuevas utilidades.

Nacido de la bruma y ferruquimia

Un nacido de la bruma es una persona que reúne todos los tipos de alomancias dentro de sí. Es alguien muy peligroso al ser capaz de combinar todas las habilidades, creando combos que le acercan a la invencibilidad durante el combate. Suelen trabajar como asesinos.

Por otro lado, existen personajes con otro tipo de habilidades mágicas: la ferruquimia. Unos poderes que tienen su base en los metales pero funcionan de forma diferente. La ferruquimia almacena habilidades de los sujetos dentro joyas de metal para utilizarlas cuando se necesite. Por ejemplo, guardan fuerza a costa de sentirse débiles durante un tiempo para ganar mucha fuerza cuando sea necesario.

Con esta información ya estáis preparados para adentraros en Nacidos de la bruma.