In extrema res – Estructura Narrativa

La estructura narrativa in extrema res, del latín “en los últimos momentos” o “al final del asunto”. Se emplea cuando una historia comienza por la recta final, utilizando de base la estructura narrativa clásica.

kraken
Comienza la narración por la recta final

Al empezar la narración presentamos el estado de los personajes justo al finalizar los incidentes de la trama. Es un modo eficiente de ganar la atención del lector por medio de un desenlace dramático e intrigante, donde se presenta una escena para engancharlos y que quieran conocer cómo llegaron los personajes a tal situación. Es importante ocultar cierta información sobre el desenlace y no desvelar estos detalles hasta que lean completamente toda la narración.

Después del momento final, volveremos al principio de la historia con técnicas narrativas como la analepsis o flashback. A partir de ese momento el orden es de la estructura narrativa clásica, teniendo una estructura final de: desenlace, introducción, nudo y desenlace.

Algunas novelas o relatos que hacen uso de la estructura narrativa In Extrema Res son: Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez o La sombra sobre Innsmouth, de H. P. Lovecraft.

Otra técnica que os puede interesar es in medias res.

In medias res – Estructura narrativa

La técnica narrativa conocida como in medias res proviene del latín y significa “en medio del asunto” o “en mitad de las cosas”. Es un derivado de la estructura narrativa clásica con la diferencia de comenzar por mitad, por el nudo. Muestra a los personajes ya dentro del desarrollo de la historia, para posteriormente dar un salto temporal al verdadero inicio.

in-media-res
Comenzamos con una escena de acción

Empieza con acción

Con esta técnica se trata de captar la atención del lector con una introducción más dramática. Vemos al protagonista enfrentándose a una situación enrevesada sin que sepamos nada de lo anterior. Introducimos una escena de acción que impresione a los posibles lectores. In media res es útil para ganar expectación e invitar a conocer como se ha llegado hasta allí. Pero hay que tener cuidado, comenzar por un momento caótico o demasiado complejo puede provocar el efecto contrario. Algunos ejemplos para empezar pueden ser: la muerte de un personaje importante, el protagonista detenido o encarcelado, una lucha relevante contra el antagonista, etc.

Si utilizamos in media res, es necesario cortar la narración en un momento intenso para volver al principio. Así explicaremos el origen de los personajes y los hechos que han conducido hasta el punto ya mostrado. Una técnica narrativa para volver atrás puede ser la analepsis, también conocida como flashback.

La estructura final de la novela sería: nudo, introducción, nudo y desenlace. Para más información de cada apartado mirad la estructura narrativa clásica, al ser un derivado de esta.

Algunas novelas conocidas que hacen uso de esta técnica son: la Iliada de Homero, Cien años de soledad de Gabriel García Márquez o Los Príncipes Demonio de Jack Vance.

Otra técnica famosa es in extrema res. Si tienes alguna duda o quieres saber más, no dudes en comentar.

Estructura Narrativa Clásica

La estructura narrativa clásica es la forma más conocida y usada para organizar una historia. Se emplea en novelas, relatos, guiones de cine y hasta para en cómics. Seguro que muchos ya la conocéis pero siempre es bueno recordarla. Quizás tengáis alguna duda o incluso alguno no sepas nada sobre ella. Recordemas la estructura utilizada desde hace más de dos mil años en la Antigua Grecia, de donde proviene su nombre.

narrativa-clasica

Estructura Narrativa Clásica

Con una estructura diseñamos las bases con la que se sustentan las diferentes partes que componen la historia, buscando un formato sólido desde principio a fin. Cada parte debe estar en el lugar indicado, es decir, tener una extensión acorde con su función e hilvanar sus fronteras para conectar con las otras partes. Con ello, el texto contará con mayor consistencia. Si la estructura es defectuosa, solo conseguiremos un texto aburrido, monótono y para nada interesante.

La estructura narrativa clásica se aplica en historias que tienen una sola línea argumental y consta de tres partes: Introducción, Nudo y Desenlace. También son conocidas como Planteamiento, Desarrollo o Resolución; Presentación, Confrontación y Solución; o Primer Acto, Segundo Acto y Tercer Acto.

Introducción

En la primera parte nos centramos en situar al lector en la historia. Introducimos el lugar donde ocurre la acción, el tiempo, presentamos al protagonista y su situación. También es el momento de explicar las causas que sacan de la normalidad a los personajes. Esta parte ocupa aproximadamente la cuarta parte de toda la narración.

Nudo

Es la parte central de la historia, osea, Se desarrollan los acontecimientos desde que la normalidad del protagonista se ve alterada hasta llegar al clímax, en un punto anterior de resolverse los contratiempos. El nudo dura alrededor de dos cuartas parte de la historia.

Desenlace

Es el tramo final, terminan los acontecimientos que sufre el protagonista, ya sea con un desenlace a favor o en contra. Se muestra el estado en el que quedan los personajes tras los sucesos vividos. El desenlace ocupa un cuarto del total de la historia.

desarrollo
Alexander Wells

Es muy sencillo. Al conocer la estructura narrativa clásica ya podremos introducirnos en otras derivaciones de ella. Por ejemplo, la técnica in extrema res, empezar por el final, o in medias res, empezar la historia por la mitad. Hay otros modelos más complejos donde se anidan varias introducciones, nudos y desenlaces para crear una estructura en modo de árbol.