7 secretos para ser escritor que niegas reconocer

consejos ser escritor

La gente que empieza a escribir suele encontrarse con algunos bloqueos que frustran la experiencia, sobre todo al agotar la motivación inicial. Como buenos seres humanos, a veces damos vueltas por Internet tratando de encontrar la panacea que facilite la escritura, que permita acabar nuestra novela rápidamente, con calidad, siendo muy leída y gustando al público. Pues eso no existe, no existen los milagros para escritores. Es más, los secretos para ser un buen escritor están delante de nosotros pero requieren trabajo y dedicación. Tranquilo, si no quieres reconocerlos yo te los explico, aunque si prefieres procrastinar estás en tu derecho de dejar de leer para volver a la búsqueda de esa fórmula mágica.

Debes querer ser escritor de verdad

¿Quieres ser escritor? Vale, pero hasta qué punto. Para conseguir la maestría en cualquier disciplina necesitarás una continua dedicación. Así que párate unos segundos y medita con sinceridad cuánto deseas ser escritor. Quieres escribir de vez en cuando, por puro ocio, quieres acabar una novela por cabezonería o quieres ser un escritor reconocido para vivir de ello.

Por mi parte, siempre he querido aprender japonés. Me gusta mucho la cultura japonesa y sus obras. Pero dependo de las traducciones para disfrutar de sus historias, en el mejor de los casos pasan meses o años antes de llegar en castellano o pueden no salir nunca de tierras niponas. Por esto quiero saber su idioma, pero, ¿merece la pena el esfuerzo de aprender japonés? Claramente no, al menos para mí. Tendría que utilizar mucho tiempo y esfuerzo para alcanzar el nivel suficiente. Es algo que me gustaría pero tampoco pasa nada si nunca aprendo.

Para ser escritor, con una calidad decente, hay que dedicar tiempo. Hay que formarse, bien sea por cursos o de forma autodidacta. Hay que sacrificar tiempo, olvidarnos de muchas actividades de ocio y perder horas de sueño. Si quieres ser un escritor de verdad tienes que luchar por ello y conocer el siguiente secreto, aunque es muy obvio.

Si quieres ser escritor, escribe

Hay que escribir. Ten una pequeña libreta y un lápiz siempre contigo, transfórmalos en tus mejores amigos, en tus confidentes. Al empezar el día escribe lo que esperas de él. Escribe cuando bebes el café (digo café por ser más popular, yo prefiero té), escribe cuando esperas el autobús o cuando viajas en él. Escribe en tus descansos, cuando estás en el cuarto de baño. Llega antes a tus citas y escribe un poco mientras esperas a otras personas. Escribe un diario antes de dormir sobre lo ocurrido durante el día. Exprime tus pensamientos en un papel cuando te sientas confuso. Escribe, escribe, escribe todo lo que puedas. No existe ningún artefacto ancestral que te convierta en un gran escritor, lo único que te conducirá a tu meta es la experiencia.

Pero no te obsesiones por escribir todo el tiempo con una calidad impecable, eso déjalo para cuando estés en el escritorio. Escribe chorradas. Un diario. Cuando estés en el autobús inventa la historia de algún pasajero, o de la persona que ves por la calle. Escribe palabras al azar hasta que poco a poco tengan algún sentido. No te preocupes por la calidad, más vale escribir 2000 palabras al día que 200 impecables. Ya te preocuparás más adelante por corregir. Mientras más escribas, mayor soltura adquirirás cuando quieras plasmar en el papel esa idea que ronda tu cabeza. Olvida el pánico a la hoja en blanco. Si te habitúas a escribir podrás contar lo que quieras y cuando quieras.

Nadie va a leerte

Sí, nadie. Es duro pero cierto. Por qué iba a perder alguien su tiempo en leerte si eres un don nadie. Con todos respetos. Lo mismo me pasaba a mí al principio, pero al menos veo como poco a poco llegan mis palabras a otras personas, por ejemplo cuando lees estas líneas. Por eso es importante tener un blog, un Wattpad o cualquier otro medio que facilite leerte. Cuando empecé a publicar en Internet apenas conseguía visitas, pero con constancia he llegado a más personas.

Los amigos y la familia siempre tratarán de darnos un empujón al principio. Pero si no son lectores, lo harán por el compromiso. En mi caso podría decir que de cada veinte personas que me piden mis cuentos solo una lo acaba leyendo. Sí, uno de cada veinte, pero no son lectores habituales. No dependas de ellos si no son lectores. Tampoco te sientas dolido si no te leen, por muy cercanos que sean.

Busca tu público. Sé constante y poco a poco veras como ganas visibilidad. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Marketing digital

Venga, quería hablaros sobre cómo ser escritor y os salgo con el marketing online. Vaya tomadura de pelo, pensaréis. Pero es necesario, a no ser que te guste jugar a la lotería, o a cualquier otro juego de azar con porcentaje muy bajo de victoria. Es complicado que una editorial acepte tu libro finalizado sin un público que lo respalde. No es imposible, pero sí improbable. Bueno, vale. Puedes autopublicar, ahora es muy sencillo con las nuevas tecnologías. Pero, ¿has leído el punto anterior? Pues eso, nadie va a leerte si no te conoce.

Al principio, creé este blog, Mundos de Leyendas, para promocionar mis cuentos de ciencia ficción y fantasía. Así cuando acabara mi manuscrito lo enviaría a distintas editoriales, y el resto de historia que por ahora me queda un poco lejos. El caso es que mis cuentos tienen menor visibilidad que otros artículos como este. Las estadísticas no mienten. Mi mayor número de visitas dependen de Google, son sobre técnicas o información sobre la escritura. Antes no me sentía nada orgulloso, pero ahora trato de enseñar a otros sobre mis conocimientos.

Si quieres que tus proyectos literarios vayan a buen puerto y salgan del cajón de tu escritorio solo queda que la gente te reconozca, aunque al principio sea por medio de otros temas.

Eres tu mayor enemigo

De todas las personas que existen el todo el planeta, tú eres el más peligroso para errar en el camino hacia tu objetivo. Hay que ser conscientes. Es muy fácil decir más tarde lo hago, estoy cansado, no tengo ganas. Procrastinar es muy sencillo, casi instintivo, pero luchar contra ese estado tan evasivo solo depende de nosotros. Por eso hay que escribir todo lo posible.

No es cuestión de ser positivos para alcanzar nuestros sueños, es cuestión de voluntad. Voluntad de ser una persona que quiere alcanzar la maestría con la escritura. Para ello, conduce a tu yo que evade escribir y conviértelo en tu autentico enemigo, en el sentido más productivo.

Si somos como nuestra abuela, al escribir nos conformaremos con contenido mediocre. ¡No! Mira tu texto con aire de superioridad, no te cortes al decirte que ese texto no vale nada. Tú lo puedes hacer mejor. A la hora de valorar el contenido, no te conformes con cualquier cosa. Lee, valora, cataloga lo que no te convence y reescribe una y otra vez. No pares hasta que transmita verdaderos sentimientos. Quédate con un texto que te llene, algo para estar orgulloso. Porque nosotros vamos a ser las personas más duras al valorar nuestra creación.

Pero recuerda, si estás empezando necesitas experiencia. No seas tan duro al principio, pues el nivel será claramente bajo. Trata de alcanzar tu límite y superarte.

Todo está ya escrito

Por mucho que te quiebres la cabeza, a otra persona se le habrá ocurrido lo mismo. Muchas personas no escriben porque tratan de hacer algo nuevo, original e innovador. Nada es nuevo, toda historia tiene otras como inspiración. Los autores nos empapamos de todas las historias que hemos conocido a lo largo de nuestra vida, las mezclamos y volvemos a reproducirlas cambiando sus elementos, aunque no seamos conscientes.

No hay nada de malo en usar una historia que ya existe y crear un nuevo punto de vista. De hecho, eso es lo que diferencian a las obras parecidas, el punto de vista. Inspirarse en personajes, en mundos o situaciones de otras novelas no es malo. Cuando un género innova, lo hace añadiendo una profundidad narrativa que ya existe en otros géneros. Por ejemplo, hace décadas la ciencia ficción y fantasía se catalogaba como literatura juvenil, con el paso de los años han ganado profundidad y sobre todo han mostrado una psique de los personajes más compleja.

Os recuerdo, las grandes obras tienen los mismos elementos en común. Unos patrones conocidos como el viaje del héroe. Muy interesante si queréis estructurar una historia y conocer los tipos de personajes más elementales.

Rodéate de escritores

Lee libros sobre géneros que quieras escribir, visita blogs de temas que te interesen, pregunta a los autores en los comentarios, síguelos en redes sociales. Seguro que podéis aprender mucho el uno del otro. Compartiréis opiniones, puntos de vista y cuando te des cuenta habrás aprendido mucho. Existen muchas comunidades de escritores de todos los géneros, busca grupos de Facebook, foros, blogs. Aprende de sus experiencias y comparte la tuya.

Igual que te contaba que ya está todo escrito, otros escritores han pasado por la misma fase en la que te encuentras ahora mismo. Si ves que tu red social no funciona, observa como lo hacen otros. Si no sabes sobre qué escribir en tu blog, inspírate con otros blogs ofreciendo tu punto de vista. Pero sobre todo, no te rindas nunca.

@NeoToki0

7 thoughts on “7 secretos para ser escritor que niegas reconocer

  1. Hay una duda que me consume: ¿El escritor nace o es solo alguien que se ha dado un golpe en la cabeza?
    Porque si es lo primero, en mi partida de nacimiento pone Profesión: ns/nc. Así que estas ganas vinieron en algún momento posterior.
    De ser resultado de ese accidente o autolesión (que hay gente pa tó como Ortega), (y como Gasset), a la espera estoy de esos extraños efectos secundarios. Porque molondros llevo bastantes, que uno es dado a comerse puertas de cristal o a ponerse de pie en los huecos de las escaleras.
    Sea como sea, escritor no soy, por mucho que en vez de dejar un “Muy bueno, muchas gracias” como comentario en este escrito, me pierda el verbo fácil y me dedique a parasitarte el blog con esta disertación absurda.
    ¿Se me ven hechuras? ¿Apunto maneras? ¡Ay cuantas dudas!
    ¿Ser o no ser (escritor, se entiende)? ¿Nacido, hecho o a medio hervir? ¿Cuenta algo para considerarme proto-escritor que en facebook me condenaran al Gulag del me gusta aunque no lo haya leído por escribir mamotretos tan largos?
    Dudas. Solo dudas. Ninguna certeza. Bueno, solo una: si fuera pintor viviría del rodillo.
    En cualquier caso, muchas gracias por poner algo de luz, está todo muy oscuro en este lado de la pantalla.
    Un abrazo, y perdón por llenarte el blog de palabras inútiles.

    1. Yo soy de los que piensan que de nacimientos solo se tienen caracteristicas físicas, genéticas. El color de ojos, la estatura que vas a tener, el sexo (y la orientación sexual), etc. De nacimiento somos lo que se dice un envoltorio vacío. Ahora sí, nuestra cabeza puede ser más efectiva para ciertas actividades, por ejemplo, para las matemáticas, para bailar o para orientarte en medio del campo. Pero eso solo solo implica menos tiempo para alcanzar un buen nivel de maestría, menos tiempo que no ninguno.

      Aunque tambien hay casos que de nacimiento viven rodeado de escritura, padres escritores o fanáticos de la lectura con una amplia biblioteca que maravilla desde muy temprana edad. El mundo nos influencia, luego vienen los golpes en la cabeza y nos da por escribir. Esta es mi opinión.

      No te hagas el humilde, eres escritor. Te preocupas por tener contenido en tu blog, siempre intentado que sea divertido y original. Te rodeas de gente que le gusta escribir y leer, y pones tu empeño en iniciativas muy bonitas como Textos Solidarios.

      No te disculpes, en mi blog siempre eres bienvenido para llenarlo de toda la palabrería que gustes. Un abrazo.

  2. Como tú bien dices, nada de lo que no se haya ya escrito, pero no por ello no un gran post sobre esas cositas que nos duelen dentro a quienes escribimos, pero que siempre tenemos que tener presentes para poder seguir haciéndolo.

  3. La escritura es ciertamente algo que requiere de constancia y dedicación. Un gran choque para aquellos que, como yo, descubren de buenas a primeras que tienen talento literario.
    Escribes 2 o 3 cuentos buenos. Luego te das cuenta de que el Nobel no está a la vuelta de la esquina como habías pensado, aceptas que posiblemente el éxito no llegue nunca y no te importa, porque lo que realmente deseas es escribir y que otros te lean. No hay atajos en este oficio. Solo escribir. Asumir que eres un escritor, rodearte de escritores(como bien dices), leer como un maniático y disfrutar los pequeños placeres que puede darte una vida de escritor.
    Posts como este siempre me recuerdan cuál es mi propósito como escritor. No importa que hayan tantos por ahí. Muy bien escrito y muy personal, con eso es suficiente.
    Un abrazo!

    1. Me alegra que te hayas sentido identificado con el post. Escribí sobre esto en uno de esos baches de desgana, donde me preguntaba si merecía la pena tomarme en serio la escritura o dejarla como ocio. Al final desidí no resignarme y establecer algunas metas. Quien algo quiere, algo le cuesta.

      Un saludo y muchos ánimos para continuar escribiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Daniel Arrebola
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: mundosdeleyendas@gmail.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.