Lovecraft I: la vida del soñador

promo como escribir un libro
Lovecraft vida biografía
Lovecraft – Breve biografía sobre su vida.

Lovecraft dedicó su vida a un viaje sin retorno a otras dimensiones, reprodujo en sus relatos las manifestaciones de sus pesadillas, aunque también aprovechaba el abrigo nocturno para dar rienda suelta a sus aficiones: contemplar las estrellas, leer todo lo que tenía a su alcance y escribir. Pero después de la vigilia accedía al mundo de los sueños, donde sacaba las ideas para muchas de sus historias. El escritor de Providence se embarcó hacia una nueva dimensión oculta, un camino hacia el horror cósmico.

Hacer un análisis sobre Lovecraft es una tarea compleja debido a la manipulación que sufrió su figura al morir, una percepción deformada que es más cercana a los monstruos de sus relatos que a la realidad. También se desvirtuó la filosofía de sus textos que hablaban de horror cósmico, tema que la cultura popular eclipsa con las temibles criaturas de los Mitos. Pero para hablar sobre Lovecraft lo mejor es comenzar por el principio, hablar sobre su vida.

Infancia, educación e influencia de su madre

La figura de Howard Phillips Lovecraft está marcada por Providence, ciudad donde pasó la mayor parte de su vida. Nació el año 1890 en el seno de una familia bien que le permitió vivir sin preocuparse por trabajar, al menos durante su juventud. Su padre era comerciante y fue encerrado en un hospital (psiquiátrico) cuando Lovecraft tenía 2 años y medio, falleció tras cinco años interno, un mes antes de que su hijo cumpliera los 8. El joven Howard quedó a cargo de su madre y sus tías, con el apoyo de su abuelo. Su madre, Susan, es tratada con una de las influencias más tóxicas del autor, aunque también fomentó su interés por la literatura. Se dice que Susan sobreprotegió a Lovecraft, algo que le causó bastante problemas a lo largo de su vida. El pequeño Howard tenía el pelo largo y a veces su madre lo vestía como una niña, pero dejó de hacerlo sobre los 6 años. Según cuentan esto traumatizó gravemente a Lovecraft, provocándole complejos sexuales. A pesar de esto, él siempre consideró que tuvo una infancia alegre y normal, algo solitaria hasta que comenzó la escuela.

La relación con la madre está vinculada con la apatía hacia el sexo que sufría Lovecraft. Según declaraciones del propio autor, no sentía interés por el acto sexual al compararlo con instintos primitivos del subconsciente humano. En este sentido, mantenía una visión puritana. También se le tachó de machista por la falta de personajes femeninos dentro de sus relatos, y los que había no contaban con un gran trasfondo a pesar de que la mayoría de personajes masculinos siempre fueron bastante planos. Esto se relaciona con un sentimiento de misoginia por parte del autor, bien sea de forma consciente o no, la falta de sexo y mujeres en su obra es debido a la inexperiencia amorosa que tuvo en la vida real.

Otra consecuencia que se atribuye a la sobreprotección de su madre es la vida solitaria que mantuvo. Lovecraft contó con unos estudios autodidactas a cargo de Susan, utilizó la excusa de poseer una salud débil para evitar el colegio. Pero otros rumores hablan de que su madre no quería que el joven Howard se relacionara con otros niños de familias “inferiores”. Aun así, fue todo un niño prodigio, era capaz de recitar poesía con dos años y a los tres sabía leer. Su abuelo lo alentó a la lectura, abriéndole las puertas a un mundo inimaginable con su gran biblioteca. Lovecraft desarrolló una increíble imaginación en comparación a los niños de su edad, por contra sufría problemas para relacionarse con otros por una difícil adaptación. Cuando jugaba recreaba escenarios y sucesos históricos, imaginaba que escuchaba seres fantásticos provenientes de los sonidos del bosque e inventaba que podía existir un más allá en el espacio exterior. Era un niño capaz de apreciar detalles que pasaban inadvertidos para los demás.

Con 8 años por fin conoció la escuela, aunque dejó de ir tras un año. Durante los estudios descubrió las ciencias que pronto se convirtieron en una de sus aficiones, sobre todo química y astronomía que continuó estudiándolas durante su absentismo. La ciencia siempre estuvo muy ligada a su literatura, a pesar de los elementos sobrenaturales que incluía. La escuela le sirvió para salir de su ambiente familiar y hacer sus primeros amigos. Con su pandilla de amistades creó la Agencia de Detectives de Providence, influencia de uno de sus géneros favoritos, el detectivesco. Detalles como estos demuestran que tuvo una infancia con relaciones normales, desvirtuada por la exageración de los detalles atípicos de su vida. Volvió a la escuela para cursar secundaria, que abandonó definitivamente tras dos años y medio. Creó varios periódicos amateurs de ciencia y astronomía, el resto de su vida estuvo relacionado con asociaciones de prensa, alternando labores periodísticas con su literatura pero siempre desde el punto de vista de aficionado. Tras la muerte de su abuelo su familia quedó en una situación económica delicada, por lo que la publicación de sus artículos sirvió de alivio monetario a pesar de que nunca consideró la escritura como su verdadera profesión. Comenzó a cartearse con otros lectores y escritores de las revistas a las que era asiduo, ganando muchas amistades aunque fuera por correo. Las letras fueron la única vía en su aislamiento para compartir ideas a los demás.

Boda y estancia en Nueva York

El año 1921 fue un punto de inflexión para la vida de Lovecraft. Con 31 años perdió a su madre, una muerte que supuso un duro golpe para su moral. Además, sus problemas económicos le obligaron a aceptar algunos encargos, principalmente para retocar textos de otros autores. Pero lo más importante es la liberación personal que sufrió, se atrevió a abandonar su reclusión y realizar viajes más allá de las calles de Providence. Durante toda su vida jamás había pasado una sola noche fuera de su hogar. A los dos meses de la muerte de su madre asistió a una convención de escritores en Boston donde conoció a Sonia Greene, su futura esposa. Lovecraft sintió un fuerte afecto intelectual, una conexión mental y filosófica, aunque fue la propia Sonia quién tuvo que dar el primer paso para forjar algo más que una amistad. En el futuro, ella dijo que fue “un amante adecuado” ante los rumores sobre Lovecraft y su asexualidad. Se casaron el 3 de marzo de 1924 y posteriormente se mudaron a Brooklyn, Nueva York.

Nueva York supuso una nueva etapa para Lovecraft donde pudo relacionarse de primera mano con sus amistades, más allá de la correspondencia. Estas relaciones fortalecieron el Círculo de Lovecraft, una comunidad en la que diferentes autores y artistas, como Robert E. Howard o Clark Ashton Smith, participaban para expandir e incluir nuevos elementos en el universo creado por el autor. Un juego que sirvió para aumentar la riqueza de lo que posteriormente se conocería como los Mitos de Cthulhu. Aun así, a veces fingía no estar en casa para evitar a sus amigos, tiempo que aprovechaba para leer y escribir. Nueva York alimentó sus relaciones y favoreció al desarrollo de su universo literario pero también sirvió para acrecentar uno de los mayores defectos del escritor, el racismo. Nueva York era una ciudad repleta de personas de diferentes nacionalidades, aunque convivió en todo momento con amistades extranjeras, también atribuyó a los inmigrantes ciertos problemas como la dificultad de encontrar trabajo. Lovecraft fue un racista consciente, algo que sus amistades trataron de rebatirle siempre porque, a pesar de ser una persona defensora del método científico, mantenía la idea de que había diferencias genéticas entre las distintas razas, como los negros o los aborígenes australianos a los que consideraba inferiores de los anglosajones. La idea de las diferencias genéticas entre hombres era una idea extendida durante su época y que adoptaron los regímenes totalitarios, sin embargo, siempre se distanció de la idea de persecución del nazismo, pensando que los extranjeros podían redimirse asimilando la cultura americana. Su racismo tenía origen en la incultura que normalmente tienen los colectivos más humildes. De hecho, su esposa Sonia era de familia judía procedente de Ucrania. Suavizó su racismo en los últimos años de su vida nunca llegó a abandonarlo.

Su matrimonio vivió problemas económicos y Sonia se hizo responsable de Lovecraft, ante la imposibilidad de este de encontrar trabajo estable. Finalmente las diferencias entre la pareja se acrecentaron, llegando a una ruptura amistosa en 1927 que nunca llegó a realizarse legalmente a pesar de que se acabó todo contacto, sobre todo por parte de Lovecraft. El final de esta etapa le condujo a un fuerte rechazo hacia al estilo de vida neoyorquina, volviendo a su ciudad natal de Providence.

Regreso a Providence

En 1927 Lovecraft volvió a Providence con sus tías, consumido por una sensación de fracaso al sentirse abandonado ante la soledad y la frustración. Alimentó su hundimiento personal con paseos nocturnos y miedos invisibles, además de contar con una precaria situación económica. Asimismo, fue su etapa con mayor brillo literario al surgir su obra más memorable: La llamada de Cthulhu. Nunca abandonó la afición de cartearse con sus amigos, acrecentando la relación con jóvenes escritores que lo veían como referente. Aprovechaba ofertas de autobuses y trenes para visitar amigos en otras ciudades. Pero su salud se veía mermada por su constitución enfermiza y unos malos hábitos alimenticios. En sus últimas cartas hacía alusión a dolores insoportables y evitaba encargos literarios por dicha razón. Pasó un año agonizando hasta visitar tardíamente al médico que le pronostico cáncer en el intestino delgado agravado por una nefritis crónica. Finalmente murió una mañana del 15 de marzo de 1937 a los 46 años.

Con esto concluye la visión de la vida del soñador de Providence donde muchos echarán en falta referencias a su proyección literaria, al Círculo de Lovecraft y a los Mitos de Cthulhu. Pero eso es algo que os contaré en próximos artículos donde nos adentrarnos en las entrañas de un universo nacido de las pesadillas.

Sígueme
Últimas entradas de Daniel Arrebola (ver todo)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.