Lo que busco dentro de un libro

caracteristicas dentro buen libro
¿Lees para entretenerte o para crecer?

La definición de un buen libro (novela) es algo complicado, seguro que hay estudiosos en la materia que sacan a relucir los aspectos más relevantes para catalogar una lectura de buena. Pero a la hora de considerarla como buena o mala siempre tendremos en cuenta aspectos objetivos, siempre existen personas que consumen literatura que para la mayoría es considerada de mediocre pero la disfrutan.

Por ello, en vez de tratar de definir los elementos que debe contener todo buen libro, detallaré qué busco personalmente dentro de ellos. Una lista de características que por sí solas generan valor durante una lectura. Mientras más elementos incluya de los que citaré a continuación más me gustará el libro y mientras menos, o ninguno, más turbia será la experiencia.

Una escritura agradable

Una prosa ágil y llevadera, capaz de transmitir sin estructuras complicadas, es un punto a favor para una obra. Esta característica hace más accesible al libro, sin tener que releer pasajes que nos saquen del estado de lectura.

Que una lectura sea agradable hace pasar por alto otros errores. Si una obra se vale de recursos tramposos para avanzar, la complejidad de comprensión amplificará los defectos. Los clásicos suelen contar con una lectura más pesada, al contar con tantos años, pero suelen disponer de otros elementos que les dotan de valor.

Personajes complejos que se dejen querer

Los personajes son el principal motor de una obra, ellos mueven la trama y sufren los acontecimientos. Se relacionan entre sí y cuentan sobre el mundo donde viven. Los personajes siempre deberían copar más palabras que las descripciones.

Hay libros donde los personajes son planos, un grupo de clones que tan solo se diferencian por sus nombres. Los personajes deben tener algún elemento a destacar, ya sea su forma de hablar, sus manías, comportamientos o defectos. Encontrar personajes que se graben en la memoria provoca que recuerde su historia con nostalgia.

Desconectar de la realidad

Me encanta introducirme en un libro y cuando saco la cabeza de sus páginas, mirar el reloj, descubrir como han pasado horas y horas. Desconectar. Olvidar lo que me rodea, los problemas, las preocupaciones o el trabajo.

Esta característica depende de muchas otras, pero se trata de encontrar una historia sutil, que nos enganche en otra realidad con situaciones de intriga o tramas interesantes. Una historia debe introducirnos poco a poco en su interior, con transiciones que sean agradables y no rompan el ritmo, como unas caricias antes del sexo.

Experimentar sentimientos

Una cosa es contar una historia, una lucha, un romance o situación de miedo, y otra sentir lo que ocurre en dicha escena. Es muy fácil decir que un personaje entra en casa, pero no todos los autores se detienen a contar cómo inundan la habitación con su aroma, clava su mirada en la otra persona y se preocupa por invadirnos con su presencia.

Hacernos sentir es el principal objetivo que debería marcarse cada libro. Los sentimientos son la llave para creer que una obra de ficción es real.

Una trama sin trampas

Tarde o temprano, los defectos o trampas de una trama salen a relucir. Las trampas vienen cuando las situaciones o conflictos se solucionan de forma artificial o con elementos que no estaban presentes anteriormente en la historia, a lo Deus Ex Machina.

Prefiero una narrativa sencilla pero estable a otra con situaciones enrevesadas que solo hacen complicar más la historia hasta llegar a un final improvisado por el autor y sin ningún respaldo narrativo. Escribir no es poner una palabra detrás de otra, hay que trabajar la estructura narrativa.

Al terminar me haga pensar

No hay nada mejor al terminar un libro que tomar un tiempo de reflexión sobre él, cuando te lo permite. Cuestionar la conclusión que presenta, evaluar el final abierto o sin explicaciones detalladas. Pensar en las ideas que trata, hasta el punto de replantear nuestra forma de vida o la propia existencia.

En la actualidad existen muchos libros de usar y tira que una vez los acabamos no volvemos a pensar en ellos, incluso en poco tiempo olvidamos su contenido. Al final, los buenos libros son los que dejan huella en nosotros. A veces depende de cuando los leemos, otras es que simplemente estamos ante una obra maestra atemporal.

Y vosotros, ¿qué buscáis en un libro?

Artículo realizado por: @NeoToki0

6 thoughts on “Lo que busco dentro de un libro

  1. Inicialmente busco un argumento interesante, que no siempre encuentro. Pero si la descripción es fácil de entender y amena, me gustará mucho. Y si me entra frío o hambre mientras leo, entonces sí que es buen libro para mí. Saludos.

  2. Creo que fue Bécquer en el prólogo a un poemario de A. Ferrán quien dijo que el recuerdo que deja un libro es más importante que el libro en sí. Ya que lo preguntas al final de la entrada. Al leer lo único que busco es una verdad de mí mismo que desconociera, me dan igual las tramas o el género, solo me importa lo que sean capaces de evocar las palabras en cierto orden o la capacidad que tienen ciertos libros de lograr hacerte sentir menos solo. Leer es soñar.

  3. Coincido en muchos de tus puntos (por no decir que en todos), aunque no es necesario que se cumplan todos para que un libro me guste. Quizá lo que me parece más importante se podría resumir en dos: que entretengan y/o que provoquen algo en mí.
    Te dejo una cita de “Corazones en la Atlántida” que creo que se adecua a lo que quiero decir (es un poco larga, discúlpame): «—Hay libros muy bien escritos donde el argumento no es gran cosa —continuó Ted—. Lee a veces por el argumento, Bobby. No hagas como los pedantes que no quieren saber nada de eso. Lee a veces por las palabras, el lenguaje. No hagas como los comodones que no quieren saber nada de eso. Pero cuando encuentres un libro con un buen argumento y buen escrito, guárdalo como un tesoro».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.